Cataluña tiene 65.148 personas en lista de espera para el examen práctico del carnet de conducir

Como solución provisional, ofrece a la DGT un acuerdo de colaboración para reforzar el personal examinador

Un total de 65.148 personas están en lista de espera en Cataluña para examinarse de las prácticas y obtener el carnet de conducir, según denuncian las autoescuelas. Según datos facilitados este martes por el Govern, la Dirección General de Tráfico (DGT) cuenta actualmente con 131 examinadores de prácticas en Cataluña (91 en Barcelona, 16 en Girona, 14 en Tarragona y 10 en Lleida) que, pese a que llegan a hacer 12 exámenes al día, no dan abasto para rebajar una lista de espera que se ha “enquistado” y se alarga “durante meses”.

Es por ello que el Govern ha pedido al Gobierno el traspaso de las competencias de los examinadores de las prácticas para obtener el carnet de conducir y se ha ofrecido a aportar personal para atajar las listas de espera. Así lo ha anunciado la portavoz del Ejecutivo catalán, Patricia Plaja, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consell Executiu.

Plaja ha remarcado que en los últimos meses se ha producido una centralización en las capitales de provincia para llevar a cabo los exámenes, lo que provoca que los alumnos de diferentes comarcas se tengan que desplazar a las grandes ciudades para realizar los exámenes teóricos y prácticos.

Como el Govern es consciente, según su portavoz, de que el traspaso competencial que han pedido al Gobierno no se concretará de forma “urgente”, la Generalitat plantea como alternativas ofrecer a la DGT un acuerdo de colaboración mediante un encargo de gestión con el Servei Català de Trànsit (SCT) para reforzar la cifra de examinadores en Catalunya y para reabrir los centros comarcales donde se pueden examinar los alumnos. Además, también ha propuesto pedir a la DGT que delegue la gestión de los examinadores en Catalunya en el SCT.

Limitado el derecho a la movilidad

Según Plaja, esta situación se ha “enquistado” y provoca “retrasos graves” en la realización de los exámenes prácticos, lo que “limita el derecho a la movilidad de los catalanes” y sus oportunidades laborales.

Plaja ha recordado que el SCT ya tiene competencias en la enseñanza de seguridad viaria, la supervisión de autoescuelas, la formación de profesores, la autorización de los centros de reconocimientos médicos, y de formación para recuperar el permiso por puntos, y que pese a esa “dilatada experiencia”, no tiene todavía las competencias para realizar y evaluar los exámenes del permiso de conducir.

Según el Govern, la DGT se comprometió en 2015 a incrementar las plantillas del personal examinador para atender el exceso de demanda, si bien este compromiso no se ha cumplido.