¿Cómo afectará a los carburantes el desplome del precio del petróleo?

La negativa de Rusia a reducir su producción de petróleo ante la caída de demanda a raíz del covid-19 ha desplomado la cotización del barril de Brent. ¿Cómo afectará al bolsillo del conductor?

Esta semana ha empezado con un desplome histórico del precio del petróleo. Hace casi tres décadas que el precio del crudo no sufría una caída de semejantes proporciones. El barril de Brent, de referencia en Europa, ha caído un 30% hasta los 31,02 dólares, a niveles de 2012. Esta caída se ha producido por la negativa de Rusia a recortar su producción de petróleo de acuerdo con la propuesta de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), provocando que Arabia Saudí, el mayor productor de petróleo del mundo, anuncie que aumentará también su producción.

Este incremento de la producción en medio de un contexto de caída generalizada de la demanda, a raíz de la crisis desatada por la propagación del covid-19, es la principal causa de la debacle en el precio del crudo. Para hacer frente a la situación, la OPEP, con Arabia Saudí a la cabeza, propuso un recorte adicional de su producción en 1,5 millones de barriles diarios, que se debían sumar a los recortes pactados anteriormente. El acuerdo debía ser secundado también por Rusia para llevarse a cabo, pero su negativa a acatar este nuevo recorte, aunque se comprometía a mantener los pactados con anterioridad, ha echado por tierra los planes de la OPEP, derivando en la caída del precio. Según Goldman Sachs, el impacto del covid-19 y este aumento de la producción provocarán un exceso de stock de 1,2 millones de barriles diarios durante el tercer trimestre del año.

¿Cómo afecta la caída del precio del petróleo al precio de los carburantes?

A la hora de la redacción de este artículo, el barril de Brent cotiza a 35,54 dólares, casi un 50% menos que al cierre de 2019, cuando superaba los 66 dólares. Esta caída del precio del petróleo supone que los productos derivados del mismo, como la gasolina o el diésel que propulsa los vehículos, también reducirán su precio.

Tabla comparativa del precio medio de los carburantes en España entre diciembre de 2019 y marzo de 2020

No obstante, aunque una caída importante del precio del crudo abaratará los carburantes en  España, el impacto será menor de lo que se podría esperar, ya que la cotización internacional del petróleo constituye menos de la mitad del precio total del carburante. Según varias webs especializadas, del total, el precio del petróleo solo contribuye en el  47% del precio del diésel y del  42% de la gasolina

De este modo, el resto del precio corresponde a dos grandes bloques: los costes fijos, que corresponden a la logística, la comercialización y la amortización y remuneraciones de minoristas y mayoristas, y los impuestos, entre los que suman el IVA, que en 2012 subió del 18 al 21% para carburantes, los Impuestos especiales de hidrocarburos y el Impuesto especial sobre ventas minoristas. El Impuesto especial sobre ventas minoristas es la principal causa de que el precio varíe según cada comunidad y provincia en España. De este modo, teniendo en cuenta que los costes fijos suponen, apróximadamente un 9% del precio, el total atribuible a impuestos varía entre el 42 y el 48% según el tipo de carburante. 

El precio del crudo y el precio antes de impuestos

El precio del carburante antes de la aplicación de los impuestos nunca es fija, es decir, varía según la  cotización internacional del barril de petróleo. Este precio puede verse afectado por la demanda y la zona en la que se extrae la materia prima, entre otros muchos factores, como la decisión de Rusia de no recortar su producción como propone Arabia Saudí.

En ese sentido, las condiciones económicas de cada país y las fluctuaciones internacionales del mercado afectan al precio que España paga por la materia prima. Sumando también el cambio entre el dólar y el euro, todos estos factores contribuyen al precio del citado barril de Brent.

Además del precio del barril de Brent, hay otros factores que influyen también en el precio del carburante antes de los impuestos. En primer lugar, como en todo el mercado, la ley de la oferta y la demanda hará que el precio varíe, es por eso que en verano sube la gasolina y en invierno el gasóleo. En este caso, la caída de la demanda a raíz de la crisis generada por el covid-19 provoca que se forme un exceso de stock y, en consecuencia, el precio disminuya.

Composición del precio del carburante

Según las entidades suministradoras de combustible en  España, estas fluctuaciones del precio del crudo no afectan directamente al precio del carburante. Así, de media, una caída del 25% en el crudo repercutiría en un descenso de entre el 10 y el 12% del precio del carburante.

Finalmente, tras conocer el precio de la materia prima, hay que sumarle los mencionados costes fijos, destinados a cubrir a todos los actores que participan desde que el petróleo se extrae, hasta que la gasolina entra en el depósito de los coches. Una vez determinado el precio del carburante y los costes fijos, entrarán en juego el Impuesto sobre hidrocarburos, el Impuesto especial sobre ventas minoristas y, finalmente, el IVA para determinar el precio final que pagará el consumidor por el mismo.