Conducir un camión diésel costará un 47% más que uno eléctrico en 2035

Los bajos costes energéticos y de mantenimiento de los camiones eléctricos compensan su elevado coste de compra

La compra y explotación de un camión diésel nuevo de largo recorrido con electro-diésel (e-diésel) puro costará un 47% más en 2035 que la adquisición y uso de un vehículo industrial con batería eléctrica (BET, por sus siglas en inglés).

Según un estudio de Transport and Environment (T&E), esto se debe a que los menores costes energéticos y de mantenimiento de un camión eléctrico de batería compensan rápidamente su elevado coste de compra. En cambio, los vehículos que funcionan con electrocombustibles terminan resultando significativamente más caros debido al alto coste por litro de estos combustibles sintéticos.

El estudio de T&E compara el precio de los electrocombustibles en varios escenarios y, hasta en el más optimista de ellos, la explotación de camiones que usasen electrocombustibles sigue resultando un 15% más cara que la de los camiones eléctricos de batería.

“El coste total de propiedad es una cuestión fundamental para las empresas de transporte de mercancías por carretera y por este motivo el camión eléctrico de batería es el camino correcto”, ha afirmado el responsable de transporte de mercancías por carretera de T&E en España, Carlos Bravo.

Los electrocombustibles emiten más gases de efecto invernadero

En un caso típico, un camión propulsado con e-diésel emitiría aproximadamente tres veces más gases de efecto invernadero (GEI) a lo largo de su vida útil que un BET cargado con electricidad proveniente de la red eléctrica.

A pesar de que las emisiones durante la fabricación de los BET son mayores debido a la producción de las baterías, los camiones alimentados con electrocombustibles emiten una cantidad mucho más elevada de GEI. Esto se debe a que la mayoría de las emisiones de GEI se producen durante la conducción, y los camiones son vehículos de alto kilometraje.

De cara a 2023, el problema se sitúa en la producción europea de electrocombustibles, que solo alcanzaría al 6% de la demanda de combustible para camiones, según el grupo de investigación de la industria petrolera Concawe.

“No hay previsiones públicas de importar e-diésel o electro-gasolina a Europa desde el resto del mundo, lo cual implica que el suministro de electrocombustibles para camiones y coches sería muy limitado”, ha explicado T&E.