Alfa 40/60 HP: el coche que revolucionó la aerodinámica

Nada tienen que ver los deportivos de antes con los de ahora. De hecho, seguro que ni te imaginas cómo eran los deportivos hace más de cien años. Pues a lo largo de este artículo te contaremos la historia del mítico Alfa 40/60 HP, un vehículo diseñado por Giuseppe Merosi para los apasionados de la conducción deportiva que revolucionó la industria del automóvil de la época, nada más y nada menos que hace 110 años.

$!Alfa Romeo 40/60 HP
$!Alfa Romeo 40/60 HP

El Alfa 40/60 HP lucía una carrocería de tipo torpedo y su diseño se centraba en lo esencial para ofrecer la máxima velocidad y las mejores sensaciones de conducción. Su longitud era de 3,2 metros, no incluía parabrisas y llamaba la atención por su gran parrilla vertical delantera, adornada con una gran firma Alfa. Además, su largo capó llegaba hasta la cabina posterior, donde podían viajar dos personas.

En el apartado mecánico, el 40/60 HP equipaba un motor de cuatro cilindros en línea de 6.082 cm³, tenía una potencia de 70 caballos y alcanzada una velocidad punta de 125 km/h, una cifra increíble para la época.

$!Alfa Romeo 40/60 HP

Sobre la base de este modelo se puso a punto la versión Corsa, pensada para la competición. Esta versión era capaz de alcanzar los 137 km/h, gracias a su grupo motopropulsor de 137 caballos de potencia, y logró varias victorias después de la Primera Guerra Mundial, como las que obtuvo Giuseppe Campari en Mugello en 1920 y 1921.

Tal fue el éxito del Alfa 40/60 HP que el Conde Mario Ricotti, apasionado del mundo del motor, adquirió un chasis del 40/60 HP para solicitar un encargo muy especial al popular carrocero Castagna. Y es que el conde tenía una casa en el Piamonte a la que quería acudir con un automóvil hecho a la medida de sus necesidades. Estas fueron las condiciones que el conde le puso a Castagna:

  • El vehículo debía tener cinco plazas en lugar de dos para trasladar cómodamente a sus familiares e invitados.
  • También debía tener un espacio amplio y resguardado para el equipaje.
  • Tenía que ser manejable
  • Debía mantener las prestaciones del 40/60 HP original.

La solución que propuso el carrocero a este gran reto fue el conocido como “Siluro Ricotti” o Alfa 40/60 HP Castagna Aerodinamica. Este extraño automóvil contaba con rasgos de los monovolúmenes, pero conservaba aspectos que le acercaban a los coches de caballos. Sus formas eran fluidas y suaves, con una forma similar a la de una lágrima, para oponer la menor resistencia posible al aire. Asimismo, para aligerar el peso del vehículo y conservar la maniobrabilidad y la potencia, se optó por utilizar el aluminio.

$!Alfa 40/60 HP Castagna Aerodinamica

El vehículo contaba con tres puertas laterales, dos ubicadas a la derecha y una a la izquierda, y una trampilla adicional que permitía acceder al motor. Con tal de que los pasajeros pudiesen observar el paisaje mientras viajaban, se abrieron tres ventanas redondas a ambos lados del vehículo, así como una luneta posterior de forma triangular. El único inconveniente del Siluro Ricotti era lo caluroso que resultaba en verano.

Cabe destacar que a pesar de todas sus modificaciones externas e internas, el Siluro Ricotti podía alcanzar los 139 km/h e incluso adelantar al Alfa 40/60 HP Corsa, la versión más deportiva del modelo.

$!Alfa 40/60 HP Castagna Aerodinamica
$!Alfa 40/60 HP Castagna Aerodinamica
$!Alfa 40/60 HP Castagna Aerodinamica

Sin duda, este curioso modelo fue una pieza clave para introducir y afianzar la presencia de una ciencia tan importante y novedosa como la aerodinámica en el mundo del automóvil.