Bugatti Bolide, el experimento se convierte en realidad

Bugatti decide desarrollar una versión de producción del Bolide, un hiperdeportivo solo apto para circuitos del que se producirán 40 unidades a razón de cuatro millones de euros.

Bugatti presentó el pasado mes de octubre el Bolide, un prototipo de vehículo solo apto para circuitos con el que quería alcanzar un rendimiento inédito hasta la fecha en el sector del automóvil. Las cifras quitaban el hipo. 1.850 CV y 1.850 Nm de par máximo procedentes del conocido W16 tetraturbo de la marca, así como un chasis a la altura del motor y un trabajo aerodinámico depurado para hacerlo rápido en recto y en curva. Todo, con un peso de 1.240 kilos.

Bugatti dijo sería capaz de acelerar de 0 a 100 en 2,17 segundos, de superar los 500 km/h de velocidad máxima y de pulverizar los récords de los trazados más emblemáticos, parando el cronometro en 3:07.1 en Le Mans y en 5:23.1 en Nürburgring Nordschleife. En definitiva, el Bolide era un coche con el que solo se podía soñar. Pero a Bugatti no le gusta soñar, prefiere convertirlos en realidad y así lo ha hecho, anunciando que ha empezado a desarrollar la versión de producción de este coche solo apto para circuitos, con algunos cambios respecto al prototipo que no restan atractivo alguno al mismo.

Perfil del nuevo Bugatti Bolide | Foto: Bugatti
Perfil del nuevo Bugatti Bolide | Foto: Bugatti

Un 'juguete' de cuatro millones de euros

El Bugatti Bolide será un vehículo de carreras del que solo se producirán 40 unidades para todo el mundo a razón de cuatro millones de euros cada una. Bugatti ha anunciado algunos cambios para que cumpla con todas las regulaciones de seguridad de la FIA, así como una reducción de su potencia desde los citados 1.850 CV y 1.850 Nm de par máximo hasta los 1.600 CV y 1.600 Nm de par máximo. La firma francesa justifica esta reducción al cambio de carburante. Mientras el Bolide prototipo usaba gasolina de competición de 110 octanos, el de producción usará gasolina de 98 octanos para facilitar su abastecimiento en todo el mundo.

También sube el peso, desde los 1.240 kilos hasta los 1.450 kilos, por los ajustes realizados en materia de seguridad. Pese al mayor peso y la menor potencia, el Bolide sigue siendo un coche con un ratio potencia peso menor al kilo por caballo, concretamente de 0,9 kilos/1 CV, por lo que sus prestaciones seguirán siendo extremas. "La seguridad de los clientes es siempre nuestra prioridad número uno. Estamos decididos a ofrecer además track days exclusivos para garantizar las condiciones óptimas de seguridad y presentar a los clientes el increíble rendimiento del Bolide", dice Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti. Entre el equipamiento de seguridad incorporado destaca la compatibilidad con el sistema HANS (el collarín diseñado para reducir las lesiones en la cabeza y el cuello), un sistema de extinción de incendios automático o un cinturón de seguridad de seis puntos, entre otros.

Vista trasera del Bugatti Bolide | Foto: Bugatti
Vista trasera del Bugatti Bolide | Foto: Bugatti
Respecto al diseño y al trabajo aerodinámico todo se mantiene prácticamente igual, con optimizaciones sobre todo en el frontal, rediseñado con múltiples conductos de aire y una forma más fluida. Bugatti lo compara con un Fórmula 1. En la trasera, se mantienen las cuatro salidas de escape del centro y un enorme difusor, también con fines aerodinámicos, además de sus grupos ópticos en forma de cruz. Con  99 centímetros de alto, es 30 centímetros más bajo que el Chiron. "Estamos orgullosos de haber conseguido mantener el coche de producción muy cercano técnicamente a su prototipo, tanto visualmente como tecnológicamente, mientras además hemos mejorado el diseño, la calidad y la seguridad", cierra Winkelmann.

Este vehículo, que cuenta con el titanio y la fibra de carbono como sus materiales estrella, así como con múltiples componentes ensamblados mediante la tecnología de impresión 3D, empezará a producirse durante los próximos tres años y sus entregas están programadas para 2024.