Ferrari Purosangue, un SUV para el último V12 de Maranello

Ferrari presenta su primer coches con cuatro plazas reales, un SUV de casi cinco metros y 2.000 kilos con motor V12 atmosférico de 725 CV de potencia.

Aunque en Ferrari han evitado por todos los medios usar el término SUV, lo cierto es que el nuevo Purosangue es un SUV, con todas las letras. Michael Leiters, CEO de McLaren y exdirector tecnológico de la firma italiana, lo admitía hace unos días cuando dijo que “desarrollé un SUV de Ferrari” para justificar el anuncio de un crossover para McLaren. Pero lo cierto es que no hace comerse tanto la cabeza. El Purosangue es un vehículo más grande que sus hermanos, de cuatro plazas y que no se parece a nada que Ferrari haya lanzado antes. Si hasta en el vídeo de presentación -que encabeza esta noticia- aparece recorriendo un camino de tierra.

Es perfectamente lógico que Ferrari lance un SUV, viendo que Lamborghini y Aston Martin han disparado sus ventas con el Urus y el DBX, respectivamente, hasta copar más de la mitad de las unidades vendidas. En Ferrari, sin embargo, no ocurrirá eso o, más bien dicho, no dejarán que ocurra. Según la marca, y para mantener la exclusividad de una compañía que ha visto como sus ventas han subido mucho recientemente, el Purosangue nunca representará más del 20% de su producción anual, es decir, como mucho se producirán 3.000 unidades anuales.

Por un precio de 390.000 euros en Italia, lo que lo convierte en el segundo Ferrari más caro -sin contar ediciones limitadas- tras el SF90 Stradale, la compañía ya ha admitido que la demanda es tal, que están a punto de cerrar pedidos para el primer año de producción. Las primeras unidades llegarán en el segundo cuatrimestre de 2023 a Europa y en el tercero a los Estados Unidos.

El último V12

“El Purosangue es un coche deportivo, algo único y distintivo, que no compromete el diseño y la ingeniería”, dice Benedetto Vigna, CEO de Ferrari. No obstante, el Purosangue es algo más, es el último coche que Ferrari lanzará con su motor V12 atmosférico de 6.5 litros, que en este caso entregará 725 CV de potencia y 716 Nm de par máximo y le permitirá superar los 310 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos. Por cierto, en el futuro llegará una versión, confirmada desde hace años, híbrida enchufable.

[gallery link="file" td_select_gallery_slide="slide" ids="154083,154081,154084,154085"]

Como es habitual, el motor viene acompañado de una puesta a punto trabajada para ofrecer las mejores sensaciones al volante. El peso se distribuye entre el 49% delante y el 51% detrás, con el motor situado tras el eje delantero y su transmisión automática de ocho velocidades tras el eje trasero. Además, cuenta con una segunda transmisión, de dos velocidades, que entra en juego para mandar potencia al eje delantero por encima de 200 km/h. Dispone de suspensión adaptativa desarrollada por la marca italiana y por la canadiense Multimatic y de eje trasero direccional para ganar maniobrabiidad.

El Ferrari Purosangue pesa poco más de 2.000 kilos, un peso elevado a pesar del uso intensivo de la fibra de carbono. Sin embargo, la marca promete que, gracias a sistemas como su suspensión adaptativa o la vectorización del par nos harán olvidar de su elevado peso.

Un Ferrari para toda la familia

Algunos dirán que el FF o el GTC4 Lusso ya eran coches para disfrutar en familia, pero las plazas traseras eran muy pequeñas. El Purosangue es el primer Ferrari apto para viajar, o hacer unas tandas en circuito, con la familia. Mide 4,97 metros de largo, 2,02 metros de ancho y 1,58 de alto y su distancia entre ejes de 3,01 metros promete un interior muy amplio. Además, su maletero ofrece 473 litros de capacidad, suficiente para el equipaje de toda la familia. Por cierto, para facilitar la accesibilidad, Ferrari ha optado por puertas de estilo suicida.

Puertas de tipo suicida del Ferrari Purosangue | Ferrari
Puertas de tipo suicida del Ferrari Purosangue | Ferrari
El interior ofrece un diseño rompedor. Materiales a parte, que se presuponen blandos y de gran calidad, Ferrari propone un espacio con dos salpicaderos, uno para el conductor, con un cuadro de instrumentos digital con espacios personalizables para controlar aspectos como la navegación o la radio desde el volante, y otro para el pasajero, con una pantalla de 10,2 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento, compatible con Apple CarPlay y Android Auto, aplicaciones que en la misma marca incitan a usar. “Nos dimos cuenta que, independientemente del sistema de navegación que usara el coche, nunca podría estar tan actualizado que el de los móviles más habituales”, dice Enrico Galliera, director comercial y de marketing de Ferrari.

[gallery link="file" td_select_gallery_slide="slide" ids="154088,154089,154090,154091"]

El Purosangue ofrece conexión WiFi pero no actualizaciones inalámbricas. En cuanto a su seguridad activa, no faltarán las funciones más habituales como el control de crucero adaptativo, la frenada de emergencia, las luces automáticas, la alerta de cambio involuntario de carril, el detector de punto muerto o la alerta de tráfico cruzado, entre muchas otras.

Así es el Purosangue, cuyo nombre tampoco ha sido elegido al azar, buscando la impresión de que este SUV es, en esencia, un Ferrari. No cabe duda de que será un éxito comercial. La gran incógnita es: ¿le gustaría el Purosangue a Enzo Ferrari? Él decía que la marca te vendía el motor y lo demás te lo regalaba. Siguiendo esta máxima, el poderoso V12 que late bajo el capó le debería encantar. Lo demás, da igual.