Unos cuantos Fiat para 'quitarse el sombretro'

La marca italiana tiene una gran tradición en modelos descapotables

Aunque parezca mentira, Fiat lanzó su primer descapotable en 1899. Se trataba del Fiat 3 ½, que tenía una capota de lona practicable que se podía retirar para gozar de la conducción a cielo abierto. Desde entonces la firma italiana acumula una larga tradición en descapotables.

Fiat 3 ½
Fiat 3 ½
Tras el ‘experiemto’ del 3 ½, entre las décadas de 1910 y 1930, Fiat desarrolló versiones Torpedo (4-5 plazas) y Spider (2 plazas) de la mayor parte de sus modelos, desde los más básicos a los más exclusivos. Una práctica que se detuvo con la explosión de la Segunda Guerra Mundial, pero que retomó en los años 50 de la mano de Luigi Rapi, que dio vida al 1100 TV Transformabile. Presentado en el Salón de Ginebra de 1955, era un atractivo roadster de dos plazas, inspirado en los vehículos americanos de la época. Sin embargo, su motor de 56 CV se quedaba corto, lo que llevó al desarrollo de un modelo más potente.

Para solventar este inconveniente, se asociaron con el diseñador Pininfarina y el fabricante de motores OSCA, emparentado con Maserati. De esta colaboración nació el Fiat Pininfarina Cabriolet, que se comercializó entre 1956 y 1966 en versiones coupé y cabrio de dos puertas y con una mecánica de 1.200 cc que desarrollaba 80 CV para pasar a un motor de 1600 cc de 90 CV.

Lejos de conformarse con esta mejora, Fiat quería dar un gran salto cualitativo en su oferta de coches recreativos, por lo que se asoció con Ferrari, quien a mediados de los años 60 buscaba un fabricante de automóviles para homologar un nuevo motor para la Fórmula 2, un proceso para el que era necesario presentar un modelo de serie que lo equipara bajo el capó. En Mirafiori abrieron las puertas de par en par al “Cavallino Rampante” y, con diseño Pininfarina, se lanzó el Fiat Dino (1966-73). Su espectacular versión Spider incorporaba detalles de lujo como el volante y el salpicadero con toques de maderas nobles y podía alcanzar una velocidad de 200 Km/h, gracias a su mecánica de competición que llegó a desarrollar 180 CV.

Fiat Dino Descapotable
Fiat Dino Descapotable
La marca italiana no se olvidó de sus clientes más populares, por lo que siguió desarrollando al mismo tiempo descapotables más asequibles, como el 850 Spider, un biplaza, aerodinámico, con diseño Bertone y un motor de 843 cc y 49 CV y, sobre todo, el Fiat 124 Sport Spider, que se mantuvo en el catálogo de la firma transalpina entre 1961 y 1981, pasando a ser comercializado por Pininfarina hasta 1985. Diseñado por Tom Tjaarda, artífice de algunos de los deportivos más deseados de finales del siglo XX, llegó a tener una versión para competir en rallies.

Con la llegada de los alocados años 80, Fiat pensó en desarrollar versiones cabrio desenfadadas de sus modelos más urbanitas. Así, entre 1981 y 1988 se comercializó el Ritmo Cabrio, diseñado por Bertone y presentado en el Salón de Fráncfort de 1979. Sus series especiales Chrono y Bianco tuvieron una gran acogida. En 1994, Bertone desarrollaría el Punto Cabrio, que se podía adquirir con techo eléctrico o manual y que se convirtió en uno de los descapotables más asequibles por aquellos años.

Fiat Barchetta
Fiat Barchetta
A mediados de los 90 llegó uno de los Fiat más míticos de todos los tiempos, el Barchetta (1995-2006), diseñado por Andreas Zapatinas y Alessandro Cavazza con una clara inspiración en el mundo náutico y la competición automovilística. Basado en el chasis del Punto, su motor 1.7 de 129 CV permitía alcanzar los 100 Km/h en 8,9 segundos. Tras un restyling en 2003 en el que adoptó un frontal más moderno, Bertone se encargó de hacerle un homenaje en 2007 con el concept-car Barchetta by Bertone.

En la actualidad existen en la gama Fiat 500 distintas opciones descapotables como el 500 eléctrico Cabrio, el 500 RED Cabrio o el 500 La Prima by Bocelli Cabrio, entre otros.

[gallery link="file" td_select_gallery_slide="slide" ids="151480,151485,151482,151478,151486,151477,151479,151481,151483,151484"]