Ford cambiará las baterías de las unidades defectuosas del Kuga híbrido enchufable

Ford identifica el problema que podía generar incendios en el Kuga híbrido enchufable y confirma que sustituirá la batería de las unidades afectadas

El fin de año de Ford no está siendo el mejor posible. Tras pasar el coronavirus, detener su producción, reanudarla y resistir, la firma del óvalo se tuvo que centrar en cumplir los objetivos europeos de reducción de emisiones para esquivar las sanciones que se impondrán a partir de enero a las marcas que no cumplan. Para ello, desde Michigan confiaban en el Kuga híbrido enchufable, un vehículo que está teniendo una buena acogida en el mercado dentro del segmento de los electrificados. Sin embargo, un problema con la batería de su propulsor ha lastrado sus esperanzas de cumplir con los objetivos.

La compañía estadounidense ha tenido que llamar a revisión más de 20.000 unidades del SUV electrificado por un problema con la batería que puede causar un incendio. En un comunicado, Ford ha confirmado que cambiará la batería defectuosa de las unidades afectadas del Kuga para solventar el problema entre este mes y marzo de 2021. "Hemos identificado la raíz del problema en la presencia de contaminantes en las celdas de las baterías a causa del proceso de producción de nuestros proveedores". Las baterías del Ford Kuga híbrido enchufable las fabrica Samsung SDI en una planta de Hungría.

Una factura de entre 500 y 600 millones de dólares

Ford ha pedido a los conductores del Kuga que no circulen en modo 100% eléctrico hasta que se les sustituya la batería, así como no cargarla enchufándola a una toma de carga externa. Ford se une así a una larga lista de fabricantes, como BMW o Hyundai, entre otros, que han sufrido problemas con sus baterías durante los últimos años.

Ford Kuga PHEV | Foto: Ford
Ford Kuga PHEV | Foto: Ford
Las baterías defectuosas le costarán a Ford entre 500 y 600 millones de dólares, dinero que se empleará en costear los cambios en las unidades afectadas y en firmar un acuerdo con Volvo para compartir su media de emisiones y así intentar esquivar las multas europeas. Ford anunció que sin este problema, el Kuga podría haber salvado las multas, pero que sin el coche, que actualmente no se comercializa hasta que se solucione el problema, es imposible. Volvo confirmó la noticia y aseguró que en caso de no cumplir los objetivos por culpa de Ford, será la estadounidense la que pague la sanción.

https://neomotor.sport.es/revista-neopremium/un-mundo-de-posibilidades-a-traves-de-los-parabrisas-del-futuro.html