El Maserati Tipo 61 "Birdcage" ganó los 1.000 km de Nürburgring hace 60 años

Maserati está preparando su regreso al mundo de la competición con el nuevo MC20

Maserati celebra este año el 60 aniversario de un acontecimiento muy especial: el Maserati Tipo 61 conseguía el 28 de mayo de 1961 un increíble victoria en la séptima edición de los 1.000 kilómetros de Nürburgring, la legendaria clásica de resistencia del circuito de Nordschleife, en Alemania.

Gracias a este éxito, el Maserati Tipo 61 pilotado por Masten Gregory y Lloyd Casner consiguió un doblete memorable, ganando un año después de la victoria obtenida en 1960, con Stirling Moss al volante acompañado por Dan Gurney.

El Maserati Tipo 61 en Nürburgring | Foto: Maserati
El Maserati Tipo 61 en Nürburgring | Foto: Maserati
Los vehículos estaban personalizados con pintura de color blanco y azul, una combinación que posteriormente lució el Maserati MC12 Stradale como homenaje a estas victorias. El Maserati Tipo 61, que dominó a principios de la década de 2000, entregó recientemente el testigo al nuevo MC20, renovando el espíritu de carreras que siempre ha sido parte del ADN de Maserati y que está preparando el camino para el regreso de la firma del tridente al mundo de la competición.

El Maserati Tipo 61, el modelo más popular de la serie de cinco modelos diseñados por Giulio Alfieri, fue más conocido como "Birdcage" por su inusual chasis, una estructura compleja con aproximadamente 200 tubos unidos que formaba un conjunto similar a una jaula para pájaros. Esta forma de fabricación proporcionó un chasis más rígido y liviano que el de los otros vehículos de carreras de la época, por lo que se convirtió en la mejor y más avanzada solución para los automóviles de competición con motor delantero y tracción trasera.

[gallery td_gallery_title_input="Maserati Tipo 61" link="file" td_select_gallery_slide="slide" ids="104272,104274,104273"]

Maserati inició la producción del Tipo 60 en marzo de 1959, aunque en noviembre de ese mismo año el modelo ya se había transformado en el Tipo 61 para cumplir con las regulaciones técnicas necesarias para competir en las 24 Horas de Le Mans. El diseño era el mismo que el del Tipo 60, pero la cilindrada del motor de cuatro cilindros pasó a ser de 2.900 cc, mientras que su potencia se convirtió en 250 caballos a 7.000 rpm. En cuanto al peso del vehículo, aumentó de 570 a 600 kilogramos, y la velocidad máxima se incrementó de 270 a 285 km/h. Cabe destacar que a pesar de su gran potencia, el consumo de combustible del vehículo continuaba siendo bastante bajo, algo vital en las carreras de resistencia.

De 1959 a 1961, en tres años de producción, el Tipo 60 y el Tipo 61 fueron los reyes de las competiciones automovilísticas internacionales, con una potencia y una velocidad tales que permitieron obtener una serie de extraordinarias victorias. Actualmente, Maserati comienza una nueva era y vuelve a planificar un futuro en el deporte de motor gracias al nuevo MC20.