McLaren piensa en un SUV eléctrico para disparar sus ventas

El CEO de la marca confirma el interés en desarrollar un SUV eléctrico para aprovechar la alta demanda del segmento en marcas como Lamborghini o Aston Martin.

Al final, prácticamente todas las marcas de coches venderán SUV. Empujadas por su éxito en el mercado, Lamborghini y Aston Martin abrieron el melón de los crossover en el segmento de los superdeportivos de lujo. Sus buenos resultados han provocado que Ferrari vaya a presentar el suyo e incluso la renacida Lotus, fabricante ahora de superdeportivos eléctricos, apueste por un segmento tan contrario a su esencia con el Eletre. El último fabricante de este tipo en subirse al carro de los SUV podría ser, según su propio consejero delegado, McLaren.

Michael Leiters, máximo dirigente de la compañía de Woking, ha abierto la posibilidad de ver un crossover con el logotipo de McLaren siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones. No es extraña su postura, ya que Leiters, CEO de McLaren desde el 1 de julio, viene directamente de Ferrari, donde ejerció de director tecnológico. “Desarrollé un SUV en Ferrari, desarrollé un SUV en Porsche -también fue director de producción de la alemana-, así que amo los SUV”, ha explicado a la revista Autocar.

No obstante, Leiters matiza sus palabras. “No haremos un SUV para mí. Consideramos que es un mercado muy importante que seguirá creciendo. Es un segmento muy atractivo”. Por supuesto, el SUV de McLaren sería un todocamino de altas prestaciones pero, y aquí viene el giro de guión, el plot twist, que dirían en Woking, sería un coche 100% eléctrico. Eso sí, Leiters promete que “no será un SUV clásico”. “Debemos entender como McLaren cómo encontrar un producto que esté en la línea con nuestro ADN”, añade.

Según la misma Autocar, el SUV de McLaren llegaría durante la segunda mitad de la década y, pese a que no hay más detalles confirmados, tendría varias opciones de potencia, varios motores eléctricos para tracción total y un rendimiento equiparable al de uno de sus máximos rivales, el Aston Martin DBX707, con 707 CV de potencia procedentes de un V8 biturbo de fabricación alemana.

La fiebre de los SUV

No es extraño este acercamiento de McLaren al segmento SUV. De hecho, todo lo contrario, es lógico. La firma británica no pasa por su mejor momento económico y, como pensó Aston Martin, un SUV podría formar parte de la solución a sus problemas. Viendo lo ocurrido con Lamborghini y Aston Martin, McLaren esperaría un impulso en sus ventas y en su rentabilidad con un crossover en el mercado.

En cifras, Lamborghini cerró 2021 con 8.405 unidades vendidas, un 13% más que en 2020 y un récord histórico para la automovilística de Sant’Agata Bolognese. De ese total, 5.021 unidades fueron un Urus, o lo que es lo mismo, seis de cada 10 Lamborghini vendidos el año pasado fueron un SUV. Algo parecido sucedió con Aston Martin, con el DBX acumulando más de la mitad de las 6.178 unidades vendidas el año pasado.