Mercedes-Benz muestra el interior del EQE SUV, su próximo coche eléctrico

La firma alemana empieza a generar expectación antes de la presentación mundial del EQE SUV, que se celebrará el 16 de octubre.

El próximo 16 de octubre, Mercedes-Benz presentará el EQE SUV, su segunda reinterpretación campera de una de sus berlinas eléctricas tras el EQS SUV. Quedan todavía algunas semanas para su puesta de largo, pero viendo lo propuesto por el EQS SUV, se pueden adelantar algunos sus detalles, como que su diseño se mantendrá fiel al de la berlina eléctrica pero que combinará sus elementos característicos con otros más habituales en el segmento de los crossover. Para ir generando expectación, la firma alemana ha mostrado las primeras imágenes de su interior en un alarde de lujo y diseño distinguido.

Y es que cabe recordar que Mercedes-Benz quiere aprovechar la electrificación de su gama para dar un salto adelante y convertirse en una marca de lujo. Y esto no es solo subir precios, sino que debe traer consigo una propuesta que supere el estatus de premium que tenía la compañía hasta ahora. El interior del EQE SUV, como el de su hermano mayor, muestra esta intención de subir un escalón en el mercado.

Apuesta por la Hyperscreen

A estas alturas, parece más o menos claro que Mercedes-Benz apuesta claramente por la MBUX Hyperscreen para las versiones tope de gama de sus nuevos coches eléctricos. Es así en el EQS y en el EQE, así como en el EQS SUV. Este EQE SUV no será una excepción y la marca vuelve a proponer un habitáculo completamente digitalizado a partir de este elemento, que dispone tres pantallas -una para el cuadro de instrumentos, una central para la gestión del vehículo y el sistema de infoentretenimiento y otra para el pasajero- tras un cristal que recorre el interior a lo ancho para parecer que es solo una pantalla.

Vista de los asientos del futuro Mercedes-Benz EQE SUV | Mercedes-Benz
Vista de los asientos del futuro Mercedes-Benz EQE SUV | Mercedes-Benz
En este alarde tecnológico, Mercedes-Benz apuesta por la digitalización total de la mayoría de controles, aunque algunos -como la climatización- se disponen, como pudimos comprobar en la prueba del EQE, de forma similar a los vehículos que los tienen físicos para que sea lo más intuitivo posible y cambiar la temperatura no se convierta en un engorro y nos obligue a quitar la vista de la carretera demasiado rato. Algunos controles, como el volumen o el típico pad estilo Blackberry para moverse por los menús, se mantienen físicos.

Entre los asientos delanteros, una consola central flotante dividirá los espacios y dejará espacio de carga bajo la misma. Mercedes-Benz confirma cinco combinaciones de color y materiales de calidad como el aluminio o la madera, además de una sensación de espacio “muy generosa”.

El Mercedes-Benz EQE SUV se basará en la misma plataforma, la EVA2, que el EQS SUV y las berlinas EQS y EQE y se producirá en la fábrica de la marca alemana en Alabama, Estados Unidos. Se desconocen todavía las versiones y sus especificaciones mecánicas. Tocará esperar hasta octubre para poder conocer en detalle la nueva máquina de Mercedes-Benz.