Opel presenta el Rocks-e, el segundo cuadriciclo eléctrico de Stellantis

El Opel Rocks-e sigue los pasos del Citroën Ami como una opción que llega para cubrir el espacio entre los escúteres y los coches en la movilidad urbana.

Stellantis refuerza su apuesta por la movilidad urbana con el Opel Rocks-e, un nuevo cuadriciclo eléctrico que llega, según dice la marca alemana, para cubrir el vacío entre los escúteres y los turismos. Con un tamaño de apenas 2,41 metros de longitud y 1,39 metros de anchura, es el primo hermano del Citroën Ami, con el que comparte muchas similitudes tanto estéticas como de componentes. Como el francés, el Rocks-e se puede conducir sin el permiso de conducir B, basta con el AM.

El Opel Rocks-e se convertirá, en el momento de su lanzamiento, en el coche más barato de la firma de Rüsselsheim. Así lo ha confirmado Opel que, sin detallar su precio, sí ha asegurado que "será claramente inferior al de un coche pequeño y el coste mensual de la financiación será similar al de un abono para el transporte público". El Citroën Ami cuesta en España 7.200 euros y es elegible para solicitar las ayudas del plan Moves III.

Para dominar la ciudad

El  Rocks-e es un coche con una marca vocación urbana. De ahí su tamaño, ideal para dominar las calles más estrechas, pero también su potencia y su autonomía. Según declara  Opel, su nuevo vehículo urbano es capaz de circular un máximo de  75 kilómetros entre cargas, una distancia inferior a la media realizada diariamente por los habitantes de las ciudades, a una velocidad máxima de  45 km/h. El Rocks-e ofrece un radio de giro de  7,20 metros, situándose entre los mejores vehículos de cuatro ruedas.

Las puertas del Opel Rocks-e se abren opuestamente | Foto: Opel
Las puertas del Opel Rocks-e se abren opuestamente | Foto: Opel
Su pequeño tamaño y sus características no precisan una batería grande, por lo que a Opel le ha bastado una de  5,5 kWh de capacidad, que se puede cargar en apenas tres horas y media en un enchufe convencional. El cable de carga, de tres metros, está permanentemente conectado al vehículo y, opcionalmente, se podrá adquirir un adaptador para enchufarlo en puntos de carga públicos. En total, su peso se queda en  471 kilos.

Opel Vizor y puertas opuestas

El  Opel Rocks-e es estéticamente muy parecido al  Citroën Ami, con un diseño cuadrado y robusto gracias a las protecciones que recorren su silueta. La marca alemana se ha encargado de adaptarlo a su lenguaje estético apostando por el  Opel Vizor, el concepto de frontal visto en el SUV  Mokka y el compacto  Astra, que integra los grupos ópticos con tecnología  LED. Asimismo, mientras la puerta del acompañante se abre hacia adelante, al modo tradicional, la del conductor se abre opuestamente, hacia atrás.

Interior del Opel Rocks-e | Foto: Opel
Interior del Opel Rocks-e | Foto: Opel
Como el  Ami, el  Rocks-e sorprenderá por un interior más amplio de lo que pudiera parecer desde fuera. Los dos asientos están desplazados entre sí para que el pasajero tenga más espacio para las piernas, mientras que el conductor podrá ajustarlo a su medida. Además, el espacio para la cabeza es suficiente, incluso, dice Opel, para "adultos de  1,90 metros de estatura". Asimismo, apuesta por maximizar el espacio con múltiples espacios de carga, siendo el principal de  63 litros de capacidad a los pies del pasajero.

Tecnológicamente, apuesta por las mismas soluciones que su primo francés, es decir, un cuadro de instrumentos digital que ofrece la velocidad, el modo de conducción, la carga de la batería, el kilometraje y la autonomía restante, y un soporte para el teléfono móvil, que podrá conectarse a la aplicación myOpel para funcionar como un sistema de infoentretenimiento al uso.

El Opel Rocks-e estará disponible en los concesionarios de la marca alemana, así como por compra por Internet y se ofrecerá con tres niveles de equipamiento: Rocks-e, Rocks-e Klub y Rocks-e TeKno.