¿Qué son los coches okupas a los que la DGT quiere poner solución?

Los coches okupas son un problema en España y la DGT busca soluciones

Los coches “okupas” son uno de los grandes problemas que afronta la DGT cada año, y es que estiman que hay más de 50.000 vehículos de este tipo cada año en las calles españolas. Sin embargo, es posible que no conozcas del todo qué son o por qué se les llama así, y a continuación te explicaremos todo lo que necesitas saber y en qué pueden afectarte las medidas y soluciones que la DGT propone para este tipo de vehículos.

$!Cada año se abandonan cerca de 50.000 vehículos en España

Vehículos “okupas”

Como te decíamos antes, según los datos que aporta la DGT cada año son aproximadamente 50.000 los vehículos que se abandonan en la vía pública, pero se calcula que puede haber hasta otros 20.000 vehículos “olvidados” en recintos cerrados, como centros comerciales, urbanizaciones y garajes privados o aparcamientos de hoteles, hospitales y aeropuertos.

A este tipo de vehículos se les llama comúnmente “coches okupas”, básicamente porque están ocupando un espacio que podría servir para que aparcase otro vehículo pero no se mueven durante mucho tiempo (normalmente hasta que los retiran). A simple vista puede no parecer un problema tan grande, pero lo cierto es que lo es, ya que hasta ahora los perjudicados tenían que acudir a la vía jurídica para hacer frente al problema, lo cual en muchas ocasiones quedaba en el olvido.

$!La DGT ha conseguido poner solución al problema de los coches okupas

¿Qué solución ha puesto la DGT?

Para poder terminar con esta problemática, la DGT ha conseguido hacer una nueva interpretación del artículo 106 de la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial; y en la actualidad el proceso es mucho más sencillo y ágil: los vehículos que han sido abandonados (también en recintos privados) son llevados a un centro autorizado de tratamiento de vehículos (CAT) para su posterior desguace.

Como es lógico, se comprueba previamente que el vehículo en cuestión está realmente abandonado y se avisa con anterioridad al dueño de que el vehículo tiene una orden de traslado y desguace para que lo retire en el plazo máximo de un mes. Por lo tanto, si hay un coche “okupa” en tu urbanización, puedes informar a la DGT para que el vehículo sea retirado. Obviamente tendrás que aportar documentos que acrediten el abandono, como fotografías o una manifestación ante notario.