{ "client":"googima", "schedule": [ { "offset": "pre", "tag": "https://pubads.g.doubleclick.net/gampad/ads?sz=640x360|640x480|480x360|480x361&iu=/138855687/nacional-[adunit-video]&ciu_szs=1x1,728x90,970x90,980x90,970x250,980x250,620x72,300x250,300x600,980x45,320x50,320x100&impl=s&cust_params=p%3Dcpm_preroll%26[custom_params]&gdfp_req=1&env=vp&ad_rule=0&output=vast&vpos=preroll&unviewed_position_start=1&url=[url]&description_url=[url-video]&gdpr=__gdpr__&gdpr_consent=__gdpr_consent__&correlator=__random-number__", "type": "linear" }, { "offset": "post", "tag": "https://pubads.g.doubleclick.net/gampad/ads?sz=640x360|640x480|480x360|480x361&iu=/138855687/nacional-[adunit-video]&ciu_szs=1x1,728x90,970x90,980x90,970x250,980x250,620x72,300x250,300x600,980x45,320x50,320x100&impl=s&cust_params=p%3Dcpm_preroll%26[custom_params]&gdfp_req=1&env=vp&ad_rule=0&output=vast&vpos=postroll&unviewed_position_start=1&url=[url]&description_url=[url-video]&gdpr=__gdpr__&gdpr_consent=__gdpr_consent__&correlator=__random-number__", "type": "linear" } ], "skipmessage": "Saltar anuncio en 10 segundos", "skipoffset": 10, "vpaidcontrols": false, "vpaidmode": "insecure" }

¿Qué tipos de coches híbridos y eléctricos existen?

Te mostramos todas las clases de coches híbridos y eléctricos que existen para que sepas cuál te conviene

En plena era de la electrificación del automóvil, seguro que ya has oído hablar de los coches eléctrico e híbridos, pero puede que no sepas que existen hasta tres tipos de coches híbridos distintos, y otros tantos eléctricos, que cambian radicalmente según su tecnología, potencia y autonomía. Por ello te vamos a explicar qué es un vehículo eléctrico, qué es un coche híbrido, qué tipo hibridaciones existen y cuál es el coche electrificado que más te conviene según tu tipo de vida.

Plataforma de un coche híbrido enchufable
Plataforma de un coche híbrido enchufable
Lo primero es saber las diferencias entre un coche eléctrico y un híbrido. Mientras que primero sólo se propulsa a través de la electricidad, por lo que carece de motor de combustión, el segundo combina o híbrida propulsores convencionales (por lo general gasolina y diésel) con uno o varios motores eléctricos.

Tipos de coche híbrido

Básicamente existen tres tipos de coches híbridos: MHEV (Mild Hybrid Electric Vehicle), también llamados microhíbridos o híbridos ligeros; HEV (Hybrid Electric Vehicle), híbridos convencionales o autorrecargables; PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle), llamados híbridos enchufables, son aquellos que se conectan a la red para recargar sus baterías.

Esta clasificación va de menos a más en cuanto a electrificación, es decir, que en los primeros los motores de combustión tienen mucho menos apoyo eléctrico que en los siguientes. Cuanto más capacidad eléctrica tiene el vehículo más baterías necesita, y por tanto más caro es el coche, puesto que lo que más costoso en un coche electrificado son las baterías.

Flujo de energía en los coches electrificados
Flujo de energía en los coches electrificados
En esta lista nos hemos dejado fuera a los coches propulsados por gas, ya sea GNC o GLP, puesto que pese a que muchas marcas los catalogan como tal, nosotros los consideramos más vehículos bifuel, ya que emplean un mismo motor de combustión que admite varios carburantes alternativos.

MHEV

Podríamos decir que los microhíbridos o híbridos ligeros son la puerta de entrada al coche electrificado, ya que utilizan un pequeño sistema eléctrico, habitualmente de 48 Voltios. Éste permite apoyar al motor de combustión, pero apenas tiene fuerza para mover el coche por sí mismo. Se limita a secundar al motor de combustión en acciones como en el funcionamiento del sistema Start&Stop, la conducción por inercia, o la salidas desde parado, para reducir levemente las emisiones y el consumo.

Las baterías se recargan mediante el motor de combustión a modo de generador, o con las frenadas regenerativas.

Tienen etiqueta ‘ECO’ de la DGT.

HEV

Los híbridos convencionales ya cuentan con un motor eléctrico más potente alimentado por un mayor número de baterías, por lo que sí pueden rodar en modo 100% eléctrico, aunque su principal función sigue siendo la de asistir al propulsor de combustión, ya que su rango eléctrico es muy limitado. Tanto es así, que no vale la pena ni hablar de autonomía. El coche sólo avanza en modo 100% eléctrico en distancias cortas y siempre que se acelere de un modo muy progresivo. Por ello son especialmente interesantes para un uso urbano, donde se está constantemente frenando y acelerando entre semáforos y atascos. Teniendo en cuenta que es ahí donde más consumen los coches con motor de combustión, los híbridos pueden suponer un notable ahorro en combustible. Además también abaratan los mantenimientos puesto que tienen menos piezas de desgaste.

Gama híbrida de Toyota
Gama híbrida de Toyota
La recarga en los HEV se hace empleando el motor de combustión a modo de generador, o mediante la frenada regenerativa. De ahí que algunas marcas utilicen la picaresca de referirse a ellos como autorecargables.

Tienen etiqueta ‘ECO’ de la DGT.

PHEV

Los híbridos enchufables son el punto medio entre la combustión y la electrificación total, ya que pueden rodar largas distancias en modo 100% eléctrico gracias a un buen paquete de baterías que alimentan uno o varios propulsores eléctricos, pero no renuncian a la presencia de un motor clásico de combustión para asegurarse una autonomía ‘ilimitada’. Los primeros PHEV podrían recorrer unos 50 kilómetros sin emitir un sólo grano de CO2, aunque los híbridos enchufables más modernos ya superan incluso los 100 kilómetros de autonomía. Esta dualidad permite desplazarse por la ciudad e incluso en rutas interurbanas sin gastar nada de gasolina, y poder realizar largos viajes con la comodidad del repostaje clásico en las gasolineras.

Los PHEV se recargan al igual que los eléctricos puros
Los PHEV se recargan al igual que los eléctricos puros
La recarga en los PHEV se realiza principalmente ‘enchufando’ el coche a una fuente eléctrica, como los eléctricos puros, pero también regeneran las baterías empleando el motor de combustión a modo de generador, o mediante la frenada regenerativa, como hacen los híbridos.

Tienen etiqueta ‘CERO’ de la DGT.

Tipos de coche eléctrico

También existen varios tipos de vehículos eléctricos, pero al contrario que en los híbridos donde el mercado está más repartido, aquí casi todo lo copa un modelo. Los eléctricos se clasifican en: BEV (Battery Electric vehicle), coches eléctricos puros o 100% eléctricos; FCEV (Fuel Cell Electric Vehicle), los llamados coches de hidrógeno o con pila de hidrógeno; EREV (Extended Range Electric Vehicle), coches eléctricos de autonomía extendida.

BEV

Un vehículo eléctrico, o BEV (Battery Electic Vehicle), es un coche se que mueve siempre en modo 100% eléctrico, puesto que carece de motor de combustión y emplea exclusivamente uno o varios propulsores eléctricos alimentados por un gran número de baterías. Éstos han evolucionado mucho en los últimos años, por lo que ya existen modelos que incluso superan los 700 kilómetros de autonomía, si bien la media en ciclo combinado WLTP se sitúa en torno a los 400 kilómetros.

Recarga de coche eléctrico
Recarga de coche eléctrico
Como los PHEV su recarga principal se realiza con una fuente eléctrica externa, pero en este caso admite sistemas muchos más potentes para reducir drásticamente los tiempos de recarga. Igualmente emplea la frenada regenerativa para ampliar la autonomía de las baterías.

Tienen etiqueta ‘CERO’ de la DGT.

FCEV

Como su nombre indica, los coches de hidrógeno se propulsan con este tipo de combustible, sustituyendo las baterías por una pila de hidrógeno que alimenta los motores eléctricos a través de una reacción química.

Motor de hidrógeno
Ofrecen hasta más de 600 kilómetros de autonomía con una sola carga, aunque lo malo es que en España sólo hay cuatro hidrogeneras donde poder repostar este tipo de vehículos. Este problema, unido al alto precio del los FCEV que se venden en nuestro país, hace que su presencia en el mercado sea casi testimonial.

Tienen etiqueta ‘CERO’ de la DGT.

EREV

Los EREV combinan un motor de combustión con uno o varios eléctricos al igual que los híbridos, pero se consideran eléctricos porque el coche sólo se propulsa con energía eléctrica. El motor de combustión nunca mueve las ruedas, sino que sólo hace las veces de generador para recargar las baterías de las que se alimenta el motor o los motores eléctricos.

El Opel Ampera es de los EREV más afamados
Como hemos dicho, se carga a través del motor de combustión, aunque también se puede enchufar a la red eléctrica como los eléctricos convencionales. Su presencia en el mercado no es tan testimonial como en el caso de los FCEV, pero existen muchísimas menos unidades que de BEV.

Tienen etiqueta ‘CERO’ de la DGT.

¿Qué eléctrico o híbrido me conviene?

Dependiendo de las circunstancias de cada usuario, le convendrá más un tipo de eléctrico o híbrido, debido a las características de cada uno, valorando desde su precio, inicial, mantenimiento, autonomía, etc.

Cuándo comprar un híbrido ligero (MHEV)

Los MHEV apenas tiene sobreprecio sobre los coches con motor de combustión, ya que al no tener muchas baterías y un motor eléctrico muy discreto apenas se encarece. Por lo tanto este tipo de coches es recomendable para todo aquel que por un poco más quiera disfrutar de la etiqueta ECO de la de DGT. Además, existen alternativas con motor diésel. Eso sí, que no se espere grandes ventajas en consumo ni emisiones.

Cuándo comprar un híbrido (HEV)

Los híbridos convencionales son recomendables para aquellos que se muevan principalmente por la ciudad. La poca potencia del motor eléctrico y el escaso tamaño de las baterías hace que este sistema apenas aporte nada en carretera abierta, pero sí es muy efectivo en zonas urbanas donde constantemente se está frenando y acelerando.

Los híbridos no ofrecen problemas de autonomía

El apoyo eléctrico en salidas desde parado y en el funcionamiento el sistema Start/Stop, además de la capacidad de rodar en modo 100% eléctrico en pequeños tramos, permitirá reducir notablemente el consumo de combustible, mientras que la frenada regenerativa previa a la física hará que exista mucho menos desgaste en las pinzas y discos de freno. A su vez, al tener menos elementos físicos y piezas de desgaste, estos coches requieren una menor inversión en mantenimiento. Eso sí, el precio de adquisición es más elevado que el de un coche de combustión convencional.

Cuándo comprar un híbrido enchufable (PHEV)

Los híbridos echufables son recomendables para aquellos que ya tengan un cierto nivel adquisitivo, puesto que tienen un coste notablemente más elevado que un coche de combustión e incluso que un híbrido convencional, que tengan una rutina de conducción diaria de menos de 100 kilómetros, y que puedan disponer un puesto de recarga.

Los híbridos enchufables ofrecen generosas autonomías eléctricas
Los híbridos enchufables ofrecen generosas autonomías eléctricas
Un PHEV sólo saldrá rentable si se hace uso de su autonomía eléctrica a diario, en un entorno principalmente urbano o en recorridos cortos. El caso ideal sería para aquellas personas que tiene un puesto de recarga en casa o en el trabajo y que cada día realizan una media de 40 ó 50 kilómetros en coche. En ese caso no gastarían dinero en combustible. En cambio de nada sirve tener un híbrido enchufable si se realizan largos recorridos que obliguen a utilizar más el coche con el motor de combustión que con el eléctrico, y menos si éstos se desarrollan principalmente por vías rápidas, ya que entonces el coche se verá además lastrado por el peso de las baterías, elevando el consumo en carretera.

Cuándo comprar un coche 100% eléctrico (BEV)

En el caso de los coches eléctricos, más que recomendar quien debería comprarlo, vamos a decir quién no debería hacerlo, ya que la extensa autonomía de los coches eléctricos modernos hacen que sean mucho más versátiles que antes, al poder hacer frente a la inmensa mayoría de exigencias diarias de la población española. Es por ello que mientras puedas permitirte su compra y la instalación de un punto de recarga, su compra es más que recomendable, a no ser que viajes con asiduidad.

Aunque se puede viajar con ellos, los eléctricos no son los ideales para hacer carretera
Aunque se puede viajar con ellos, los eléctricos no son los coches ideales para hacer carretera
Sólo desaconsejaríamos la compra de un BEV a quienes hagan mucha carretera. Y no porque el eléctrico no pueda hacerlo, sino porque lo hace peor y de una forma más costosa que un coche diésel, que sigue siendo el más recomendable para los viajantes. El coche eléctrico ve muy mermada su autonomía en carretera ya que no tiene momentos de regeneración de las baterías, además la carga ultrarrápida sigue siendo más lenta que el repostaje de combustible, y su principal virtud, que es el bajo coste de la electricidad frente al combustible convencional se diluye en estos casos, ya que recargar en un supercargador tiene un coches muy elevado. Como demostramos en su día en este reportaje, se puede viajar con un eléctrico, pero no es el coche más recomendable para hacerlo.