¿Tienen arreglo tus neumáticos? Estos son los casos en los que las ruedas no deben usarse más

Los neumáticos del coche pueden llegar a un estado que impida su uso para siempre

Si eres de los que usa el coche a menudo es posible que en alguna ocasión los pinchazos hayan sido un problema para ti en la carretera. Se trata de una situación muy común pero lo que muchos no saben es que, dependiendo del tamaño del pinchazo, algunos neumáticos no deberían usarse más para que puedas seguir circulando seguro.

Además, si tus neumáticos están en alguna de las condiciones que te contaremos más abajo deberías ir pensando en hacerte con unas ruedas nuevas para evitar posibles sustos en la carretera cuando conduzcas.

$!Sustituir las ruedas de tu vehículo a tiempo podría ahorrarte muchos disgustos

Cambiar una rueda

Es posible que en todo el tiempo que llevas conduciendo nunca hayas tenido la mala suerte de pinchar una de las ruedas de tu coche, pero debes estar prevenido por si algún día te pasa. Lo primero y más importante al tener un pinchazo es que apartes tu coche de la carretera aparcando en un lugar seguro y que señalices con el triángulo de emergencia o el dispositivo V-16.

Una vez estés a salvo, deberás aflojar los tornillos de la rueda en cuestión -pero sin sacarlos del todo- para posteriormente levantar el coche con el gato y sacar la rueda. Después, deberás colocar la otra rueda en su lugar y apretar los tornillos manualmente, simplemente para que entren en su sitio, para después bajar el coche al suelo y apretarlos del todo con la llave. Es recomendable que, tras recorrer dos kilómetros, verifiques que la rueda está fijada correctamente, así como su presión es la correcta.

$!Si llevas mucho sin utilizar tu coche los neumáticos pueden estar en mal estado

¿Tienes así los neumáticos?

Como te decíamos al principio, existen algunas situaciones en las que los neumáticos del coche deben sustituirse por unos nuevos, por tu seguridad y la de los demás. Aunque los neumáticos no tienen una fecha de caducidad lo recomendable es que los cambies, por lo general, cada 10 años. No obstante, si tienes las ruedas de alguna de las formas que te contamos a continuación, deberías cambiarlas cuanto antes:

  1. Ruedas sin dibujo: Si el dibujo de tus neumáticos es prácticamente inexistente deberías ir pensando en hacerte con unas ruedas nuevas. No solo es un peligro para tu seguridad sino que puedes ser multado y, si tuvieras que pasar la ITV, obtendrías un resultado desfavorable. Si están agrietados, tus neumáticos también deberían ser sustituidos.
  2. Ruedas cristalizadas: Puede que sea algo complejo saber con certeza cuándo un neumático está cristalizado pero, por lo general, si ejerces presión y la goma no se hunde lo más mínimo, podría estar sufriendo una cristalización. Suele darse cuando las ruedas son antiguas o el vehículo lleva mucho tiempo parado, y puede ser muy peligroso ya que no tendrán apenas agarre.
  3. Pinchazos “grandes”: Si has sufrido recientemente un pinchazo, podrías tener que plantearte el sustituir tus ruedas, sobre todo si las dimensiones de este superan los 6 milímetros. El motivo es sencillo: cuanto más grande sea el pinchazo, más probabilidades hay de que se repita o de que la rueda sufra deformaciones y se llegue a romper en algún momento.