Tesla inicia los trámites para ampliar su planta de Berlín

La marca asegura, para contentar a los ecologistas, que puede producir el doble gastando la misma cantidad de agua que en la actualidad.

Tesla ya ha enviado la primera solicitud oficial para la ampliación que quiere realizar en su planta de la localidad de Grünheide, una localidad cerca de Berlín. La compañía estadounidense ha empezado los trámites con una solicitud, enviada a la Oficina Estatal para el Medioambiente, describe sobre todo las reformas dedicadas a incrementar la capacidad de producción de coches eléctricos de la fábrica.

Como han explicado medio locales, esta es solo la primera de las solicitudes y permisos que la compañía tendrá que recibir de cara a conseguir luz verde para su ampliación. La voluntad de Tesla es doblar sus capacidades de fabricación desde las 500.000 unidades anuales actuales hasta el millón. Las reformas incluirían nuevas áreas para mejorar no solo el ritmo de producción, sino también la logística y las comodidades de sus empleados.

El plan de ampliación de Tesla

Las intenciones de Tesla con las reformas de su fábrica son bien conocidos. De hecho, como adelantó Neomotor, la firma californiana quiere 70 hectáreas más, sobre las 300 ya construidas, alegando que necesitan más espacio para almacenar componentes, puesto que el modo ‘just-in-time’, que consiste en recibir las piezas que vas a usar inmediatamente, no es una opción en el contexto actual de escasez de componentes y chips.

$!Elon Musk enla planta de Berlín de Tesla.

La compañía capitaneada por Elon Musk quiere incrementar el espacio de almacenamiento, así como agrandar su área logística e instalar una estación de tren. Tesla también estaría interesada en integrar una guardería en la fábrica y un centro de formación para sus trabajadores.

La batalla del agua

Esta ampliación, como también hemos comentado varias veces en Neomotor, choca frontalmente con la oposición de los grupos ecologistas y asociaciones vecinales, sobre todo por el uso y el gasto de agua. Tesla se comprometió a vigilarlo y actuar para minimizarlo, pero, según dichas asociaciones, estas promesas han caído en saco roto.

Otras historias cuentan desde la marca, que confirma en la solicitud que “se ha optimizado la planificación y los procesos de producción de un modo que las cantidades antes utilizadas y acordadas contractualmente de uso de agua serán suficientes para la ampliación”. Según las primeras informaciones, la marca estadounidense planea usar agua reutilizada generada durante la fabricación de sus coches para doblar la producción sin gastar más agua fresca que la utilizada hasta ahora. En ese caso, la batalla del agua no sería un problema.

La compañía tendrá que enviar solicitudes y pedir licencias y permisos próximamente para otros asuntos, como la misma construcción de los nuevos edificios. Estos trámites se llevarán a cabo en las próximas semanas y meses.

Tesla produce actualmente unos 200.000 coches al año en Berlín, por lo que la factoría todavía no habría alcanzado la máxima capacidad de fabricación actual de planta. La ampliación llega con antelación para poder incrementarla cuando la compañía lo estime necesario según las necesidades del mercado.