Volkswagen busca socios para resucitar Scout

El Grupo Volkswagen negocio con Foxconn, el productor del iPhone, y con Magna Steyr para el desarrollo y la producción de los primeros modelos de Scout.

Volkswagen sigue trabajando en la resurrección de Scout, la mítica marca de todoterrenos norteamericana, que volverá en 2026 como marca independiente para vender un pick-up y un todoterreno en Estados Unidos. Todos sus vehículos serán eléctricos y los prototipos, que mostrarán su diseño, se presentarán el año que viene. En este ambicioso movimiento para ganar peso en el mercado estadounidense, el grupo alemán estaría negociando, según ha adelantado Automobilwoche, con Foxconn para el desarrollo de sus vehículos.

Foxconn es una compañía taiwanesa que fabrica todo tipo de productos, el más popular de los cuales es el iPhone desde el que estás leyendo esta notica. Pensaréis qué puede ofrecer esta compañía a Volkswagen si lo que hace es fabricar teléfonos. ¿Tecnología de conectividad, tal vez? Pues no. El mes pasado la firma asiática desveló dos prototipos de vehículos eléctricos para presentar su candidatura a convertirse en un nuevo fabricante. Además, cabe recodar que Foxconn fabrica el Lordstown Endurance desde el pasado septiembre, un pick-up eléctrico.

$!Lordstown Endurance

Foxconn estaría interesada en este acuerdo para dar el salto definitivo al sector automovilístico, mientras que Volkswagen encontraría un socio que facilitaría el inicio de la producción de sus nuevos vehículos. Paralelamente, Volkswagen también negocia con Magna Steyr, compañía con la que podría codesarrollar los primeros vehículos de Scout.

Objetivo, el 10% del mercado

El Grupo Volkswagen quiere ser el fabricante automovilístico que más coches eléctricos venda en el mundo, superando a Tesla y a rivales que también aspiran al trono, como Ford. Para ello, ven en Estados Unidos un mercado clave porque ha acogido la electrificación con un entusiasmo importante. Para cumplir su objetivo, Volkswagen considera que debería alcanzar una cuota de 10% en el mercado estadounidense.

La misión es complicada. La compañía vendió en el año pasado 647.521 vehículos en Estados Unidos sobre un volumen total de 8,6 millones de coches en todo el mundo. De ese total, 37.179 fueron eléctricos, menos de la mitad que en China. Para llegar al objetivo de copar el 10% del mercado estadounidense, con las cifras del año pasado, el grupo debería entregar 1,5 millones de coches.

La resurrección de Scout es un movimiento estratégico para impulsar sus ventas a través de una marca que, en los 60 y los 70, tuvo un gran éxito en Estados Unidos. Es apostar por la jugada de la nostalgia, un movimiento que suele, como mínimo, acaparar titulares y despertar la curiosidad de los clientes. Que luego el movimiento salga bien, es otra cosa.

Para culminar este crecimiento en Estados Unidos, Scout y el Grupo Volkswagen se enfrentarán a la creciente oferta de eléctricos por parte de las locales Ford, General Motors y Tesla, además de a una rivalidad tremenda en el segmento de los pick-up eléctricos, con dos opciones de Ford -la F-150 Lightning y otra confirmada para 2025-, el Rivian R1T, el RAM 1500, el GMC Hummer pickup, el GMC Sierra o el Tesla Cybertruck.