El León TGI y el Tarraco PHEV amplían la gama ECO de Seat

Seat incrementa su gama ecológica con el León propulsado por Gas Natural y con el Tarraco híbrido enchufable

Seat amplía su gama de coches ecológicos con dos nuevos modelos, el León bifuel TGI propulsado por Gas Natural Comprimido (GNC), que accede a la etiqueta ‘ECO’ de la Dirección General de Tráfico, y el Tarraco e-Hybrid con el motor electrificado híbrido enchufable que, gracias a sus casi 50 km de autonomía 100% eléctrica, luce en su parabrisas la etiqueta ‘CERO’ de la DGT.

Seat León TGI

A los mandos del Seat León TGI durante la presentación
A los mandos del Seat León TGI durante la presentación
Pese a la polémica sobre un posible abandono de la tecnología de Gas Natural por parte de Grupo Volkswagen, Seat demuestra que sigue fiel a esta ecológica forma de propulsión con el lanzamiento de un nuevo modelo bifuel. Se trata del León TGI, tanto en carrocería de cinco puertas como familiar Sportstourer, que se suma a los Ibiza TGI y al Arona TGI que se ofrecen en la actualidad en el catálogo de la firma española.

Al contrario que sus hermanos menores con motor tricilíndrico 1.0 de 95 CV, el León TGI monta un propulsor de 4 cilindros con 1.5 litros que desarrolla 130 CV de potencia y 200 Nm de par motor. La peculiaridad con respecto al propulsor TSI sobre el que se ha desarrollado, es que éste está alimentado con cuatro depósitos de combustible en vez de uno: dispone de tres tanques para el Gas Natural Comprimido que suman un total de 17,3 kilos -el gas se mide en kilos y no en litros- y otro auxiliar de gasolina de 9 litros.

https://www.youtube.com/watch?v=GFhXXf4lacc&t=1s
Los primeros le aportan una autonomía de unos 440 kilómetros, mientras que el de gasolina introduce otros 150 extra, con lo que el Seat León TGI puede recorrer unos 600 kilómetros sin parar a repostar. Con los primeros TGI las autonomías eran mucho mayores ya que se daba preferencia a los depósitos de gasolina, pero en las nuevas generaciones se prima el ahorro por encima de la capacidad.

Y es que además de un consumo de combustible más bajo, con 3,7 kg/100 km, frente a los 5,4 l/100 del TSI, el León movido por Gas Natural tiene un coste de utilización mucho menor, ya que con precio del Gas Natural Comprimido un 50% aproximadamente más barato que la gasolina, y un 30% que el diésel, permite recorrer unos 100 kilómetros por un gasto aproximado de 3 euros. Los propulsores de GNC son a día de hoy los motores de combustión interna con menor coste de utilización, superando claramente incluso a los diésel más frugales.

[gallery link="file" td_select_gallery_slide="slide" ids="99921,99922,99923,99924,99925,99926,99927,99928,99929,99930,99931,99932,99933,99934,99935,99936,99937,99938,99939,99940,99941,99942,99943,99944,99945,99948,99947,99949,99946,99920"]

Para disfrutar de esta gran ventaja tan sólo hay que desembolsar unos 600 euros más que por un TSI de iguales características, aunque eso sí, se renuncia a una mayor autonomía como hemos comentado antes, a 80 litros en el espacio de carga en el maletero ocupado por los depósitos de Gas Natural, y a la comodidad de disfrutar de un surtidor en cada gasolinera que nos crucemos. Aunque cada vez son más las que disfrutan de puestos de carga de Gas Natural Comprimido (GNC), con un total de 103 gasineras en península, Baleares y Canarias. Si se disfruta de uno de estos puestos de repostaje cerca, nos atrevemos a decir que el Seat León TGI es sin una de las alternativas más interesantes para hacerse con un compacto con etiqueta ‘ECO’ por su bajo coste de adquisición frente a un modelo electrificado, y su reducido coste de utilización respecto a un gasolina o un diésel.

El León TGI con cambio manual y acabado Style tiene un precio de tarifa de 26.250 euros, pero con campañas comerciales este desciende hasta unos atractivos 20.050 euros. Además este modelo de GNC cuenta con versiones Xcellence y FR como el resto de la gama, así como la posibilidad de montar cambio manual o automático DSG de 7 relaciones. Es prácticamente como cualquier otro León del catálogo, contando con todos los extras y acabados que ofrecen el resto de unidades gasolina, diésel y eléctrificados.

Seat León TGI FR
Seat León TGI FR
Finalmente, cabría analizar si el comportamiento del León TGI respecto al TSI sería un punto a favor o en contra de éste, pero después de la toma de contacto que tuvimos en la presentación, las diferencias entre ambos en cuanto a potencia y prestaciones en general son tan mínimas, que no les damos ninguna importancia a la hora de decirse por uno o por otro, ante lo que preferimos centrarnos en las bondades al volante del León en general. Y es que el compacto español, independientemente de su carrocería o modo propulsión sigue siendo uno de los modelos del segmento C con mejor comportamiento en carretera gracias a su excepcional chasis. Brinda un dinamismo soberbio para su condición, con un guiado preciso en la dirección, un paso por curva tan muy rápido y aplomado, y unos cambios de apoyo ágiles, sin renunciar en ningún momento al confort.

Con el motor TGI de 130 CV y 200 Nm de par motor se va sobrado de potencia para el día a día y para afrontar un largo viaje en carretera sin estrés en los adelantamientos, pero se puede notar algo de falta de entrega si se quiere pasar un rato divertido en un puerto de montaña. Pero para eso ya existen otras opciones más potentes dentro de la gama del Seat León.

Tarraco e-Hybrid

Toma de contacto con el Seat Tarraco e-Hybrid en la presentación
Toma de contacto con el Seat Tarraco e-Hybrid en la presentación
La segunda novedad del día en esta presentación de la gama ‘ECO’ de Seat, era el Tarraco e-hybrid con el motor híbrido enchufable que ya montan otros modelos del grupo Seat como el Cupra León e-hybrid o el propio León e-Hybrid al que ya le hicimos una prueba en su día, aunque este último con algo menos de prestaciones.

Es decir que el Tarraco PHEV combina un motor gasolina turboalimentado de cuatro cilindros con 1.5 litros que desarrolla 150 CV y 250 Nm de par motor, con otro eléctrico para entregar un máximo de 245 CV y 400 Nm de par. Más allá de las prestaciones, con una punta de 205 km/h y una aceleración de 0 a 100 km en 7,5 segundos, esta versión híbrida enchufable del Tarraco destaca por su eficiencia, con una media de consumo de 1,9 l/100 km gracias a la posibilidad de recorrer hasta 49 kilómetros con propulsión 100% eléctrica y libre de emisiones, lo que le permite acceder a la etiqueta ‘CERO’ de la DGT. Eso sí, una vez se han agotado las baterías, y se durante el resto de los aproximadamente 730 km de autonomía que permite este sistema híbrido enchufable, los consumos pueden sobrepasar fácilmente los 7 litros a los 100. Pero como nos apuntaron desde la propia Seat, y en esto no les falta razón, con un híbrido enchufable el consumo depende de cada usuario y sus recorridos, pudiendo ser desde 0 si sólo se empela la propulsión eléctrica, a un consumo medio o elevado si se realiza una conducción eficiente, o si por el contrario se hace un uso más dinámico del coche.

[gallery link="file" td_select_gallery_slide="slide" ids="99987,99986,99988,99952,99953,99954,99955,99956,99957,99958,99959,99960,99961,99962,99963,99964,99965,99966,99967,99968,99969,99970,99971,99972,99973,99974,99975,99976,99977,99978,99979,99980,99981,99982,99983,99984,99985"]

Para volver a gozar de la propulsión eléctrica, se puede recargar la batería de 13 kWh en algo más de 3 horas y media gracias a su potencia de regeneración de hasta 3,7 kW, si bien en una de 2,3 kW la cosa se alarga por encima de las 5 horas y media. También se puede recargar energía de forma más moderada con las frenada regenerativa, o con el modo de reserva e incluso recarga de energía, si bien este es el menos eficiente de todos. El Tarraco es el único e-Hybrid de Seat que disfruta de un modo ‘S-Boost’ que exprime al máximo las prestaciones de ambos motores para gozar de un plus de potencia cuando se precisa.

Las diferencias más acusadas entre este Tarraco e-Hybrid y el resto de la gama, es que esta variante híbrida enchufable sólo está disponible con cinco asientos por el espacio que ocupan las baterías, y que también restan algo de espacio al maletero, pasando de 760 litros a 610 litros en esta versión ‘CERO’. Tampoco existe la posibilidad de montar una mecánica 4x4, siendo exclusivamente tracción delantera.

Seat Tarraco e-Hybrid
Seat Tarraco e-Hybrid
En cuanto al precio, del Tarraco e-Hybrid parte de los 46.370 euros, pudiendo restar hasta 5.000 euros con el Plan MOVES III, y está dispone con los acabados Xcellecne y FR, siempre asociados al cambio automático DSG de 6 relaciones.

Además de los León TGI y Tarraco e-Hybrid recientemente incorporados, la gama ECO de Seat se completaría con los León microhíbridos e-TSI y híbridos enchufables e-hybrid, los Arona e Ibiza TGI y el Mii electric, además del scooter totalmente eléctrico Seat MÓ eScooter, disponible desde 4.950 euros con el MOVES III, por no hablar de los patinetes eléctricos eKickscooter para la movilidad urbana.