Seat Tarraco: el coche que garantiza seguridad a los ciclistas

El vehículo alerta al conductor con una señal visual y acústica o, incluso, acciona una frenada de emergencia

Seat ha querido mostrar el funcionamiento del nuevo asistente a la conducción del Seat Tarraco. Para ello, ha contado con la ayuda de un ingeniero de Seat y dos compañeros aficionados al ciclismo, que han compartido carretera para demostrar la utilidad del nuevo asistente a la hora de proteger a estos vehículos de dos ruedas involucrados en el 8% de los accidentes que se producen en Europa. Gracias al nuevo asistente a la conducción del Tarraco, el coche es capaz de reconocer a una bicicleta. Esteban Alcántara, responsable de Seguridad Activa de Seat, lo demuestra al volante del vehículo cuando encuentra a una pareja de ciclistas circulando por la misma carretera. Al aproximarse a ellos, "el radar delantero percibe su presencia y, según la trayectoria y la velocidad de ambos vehículos, desencadena una serie de acciones para evitar una eventual colisión", explica Alcántara. En el momento en el que el asistente del coche detecta que se producirá una colisión en 1,5 o 2 segundos, activa un aviso visual y acústico. Si el conductor no responde, el Tarraco acciona de forma automática una frenada de emergencia entre 0,8 y 1 segundo antes de que se produzca el supuesto accidente. En un entorno real de circulación, esto se traduce en que "si conducimos por una carretera a 72 kilómetros por hora, el coche iniciaría la frenada aproximadamente 20 metros antes de una posible colisión", afirma el ingeniero de Seat. Para desarrollar y poner a prueba este asistente, se han realizado un total de 1.200 ensayos en 450 escenarios distintos en pista: "Se realizan simulaciones en diferentes situaciones de conducción real. Se utilizan estructuras que reproducen las propiedades de los diferentes usuarios de la vía, como peatones o ciclistas, para testear cómo responde el vehículo en cada uno de los casos", explica el ingeniero. Esteban Alcántara defiende que los asistentes a la conducción son una gran ayuda al volante: "Los sistemas de Seguridad Activa juegan un papel cada vez más importante para proteger a los usuarios de la vía y, en algunos casos, pueden evitar accidentes o minimizar sus consecuencias". No obstante, matiza que la responsabilidad final es siempre de la persona que está al volante del vehículo, y también de los ciclistas, que están obligados a circular por la derecha, usar caso en zonas interurbanas y no les está permitido circular en pelotón. "Este tipo de asistentes, en ningún caso sustituyen la obligación del conductor de permanecer atento, respetar las normas de circulación, reducir la velocidad y mantener la distancia de seguridad al adelantar a un ciclista", afirma el experto de Seat. Por último, Alcántara ha confirmado que la seguridad se debe de garantizar absolutamente a todos: "En el Centro de I+D de Seat existe una sensibilidad para proteger no sólo a los conductores, sino a todos los usuarios de la vía". Por otro lado, Tony Gallardo, diseñador de la compañía y ciclista amateur, añade: "Cada vez somos más los aficionados a este deporte, por lo que es necesario apostar por la convivencia en la carretera y por mantener la seguridad de todos". [gallery link="file" td_select_gallery_slide="slide" ids="10143,10140,10144,10139,10141,10142"]