Volvo EX90, el verdadero ángel de la guarda

El futuro EX90 dispondrá de un sensor lidar capaz de crear imágenes precisas de los alrededores del coche y de detectar un peatón a 250 metros a velocidades altas.

La seguridad es una de las obsesiones de Volvo desde hace años. La compañía está desarrollando soluciones interesantes como el bloqueo del vehículo si el conductor ha bebido o la llave Care Key, que permite al propietario limitar la velocidad máxima por si, por ejemplo, le deja el coche a su hijo o hija. Además, ya ha limitado algunos de sus modelos a 180 km/h. El objetivo: víctimas cero y el Volvo EX90 significará un paso más en esa dirección. Según Jim Rowan, CEO de Volvo, será su coche más seguro de la historia.

El nuevo EX90, que se convertirá en el buque insignia de la compañía sueca cuando sustituya al XC90, contará con lo que desde Volvo han llamado un “escudo invisible de seguridad”, que puede reducir los accidentes con consecuencias graves o fatales, según Rowan, en una quinta parte. Este escudo lo formará un sensor lidar -usado por primera ez en la marca- en el techo del vehículo que podrá escanear y medir los alrededores del coche con una precisión muy alta.

De hecho, según explicó el máximo directivo de la compañía, este sensor puede detectar viandantes a 250 metros incluso a velocidades altas. Además, como es un sensor y no una cámara, da igual la hora del día, ya que, como se ha demostrado, muchos sistemas basados en cámaras pierden efectividad por la noche. Con todo, “los accidentes con consecuencias graves pueden reducirse en un 20% y los accidentes en general en un 9%”, prometió Rowan.

Monitorización del conductor

Otra de las novedades del EX90 es un sistema formado por dos cámaras que apuntan continuamente a los ojos al conductor buscando síntomas de despiste y que combina esas imágenes con el estilo de conducción y los movimientos del volante. En una primera fase, si el coche entiende que el conductor no está atento lo alertará y le aconsejará parar. Si la situación es más grave, los sonidos y alertas incrementarán su insistencia.

Si la situación es grave, con el conductor no respondiendo a las alertas o no retomando el control del coche, algo que puede producirse si cae dormido o si sufre algún tipo problema de salud, el EX90 será capaz de detener el coche con seguridad en un lateral de la vía y de señalizar debidamente la maniobra y la emergencia al resto de coches.

El Volvo EX90 será presentado el nueve de noviembre y supondrá el primer gran lanzamiento de la compañía desde el XC40 en 2017, así como el primer coche que llegará bajo el liderato de Rowan, que tomó el cargo de CEO de Volvo en marzo, sucediendo a Hakan Samuelsson.