El truco de la botella: así pueden robarte el coche sin que te des cuenta

Existen numerosas formas de que te roben el vehículo y siempre debes estar lo más prevenido posible

Aunque suelen estar más activos en los periodos vacacionales, los ladrones no descansan en ninguna época del año, por lo que siempre debes estar alerta para no llevarte un disgusto. Aunque en muchas ocasiones pienses que es casi imposible que te roben el coche, lo cierto es que los ladrones no paran de innovar creando nuevas formas de hacerse con tu vehículo. Te contamos una de las últimas a continuación, no sin antes repasar algunas de las más comunes:

$!Peaje en Barcelona

Método del peaje

Se trata de una de las maniobras que más de moda se han puesto durante este verano y consiste en lo siguiente: una vez has detenido tu vehículo en el peaje, un coche se sitúa detrás de ti, y mientras pagas la tasa correspondiente el copiloto del coche trasero se baja del vehículo y pincha una de tus ruedas sin que te enteres.

Así, una vez pagues y reanudes la marcha, no tienes más remedio que parar para arreglar la rueda que te han pinchado, momento que los ladrones aprovechan fingiendo detenerse para ayudarte, pero que en realidad utilizan para robar tus pertenencias o incluso tu vehículo en los casos más graves.

$!Si te descuidas, pueden robarte el coche más fácilmente de lo que crees

Timo de la grúa pirata

Otro de los robos que se han dado este verano es el timo de la grúa pirata, un método de engaño a través del cual un conductor de grúa se coloca en puntos estratégicos a la espera de que alguien se detenga por un problema en su vehículo. Una vez te identifica como víctima, el conductor te intenta cobrar un dinero en efectivo (que no debes darle) mientras la grúa real está de camino.

En ocasiones, además de ese dinero que te están pidiendo (cosa que casi nunca va a hacer un servicio de grúas), pueden llegar a robarte el coche si accedes a que se lo lleven en la grúa. Si quieres saber más sobre este robo puedes consultarlo todo aquí.

$!Al parar a echar gasolina no debes perder de vista tu vehículo

El truco de la botella

El truco de la botella es muy sencillo y en cierto modo similar al del peaje. Consiste básicamente en introducir una botella de agua de plástico entre tu neumático y la carrocería, de tal manera que quede encajada y no muy a la vista. Así, cuando tu coche se mueva, escucharás la botella rozando con el coche o incluso aplastarse contra el suelo.

A partir de aquí, el proceso es el mismo, ya que los ladrones, atentos a que detengas tu vehículo, fingirán que van a ayudarte cuando en realidad pueden estar robándote tus pertenencias o incluso el propio vehículo si te descuidas.