¿Haces esto al aparcar? Podrías estar a punto de romper tu coche

Tu vehículo podría estar sufriendo de más si haces esto al aparcar

Aunque no nos demos cuenta, al aparcar muchas veces cometemos errores que pueden dañar nuestro vehículo más de lo que nos gustaría en diferentes aspectos. Hace unos días te enseñábamos el truco para que no hicieras ningún rasguño a tus llantas al aparcar, pero existen otros elementos que también pueden sufrir y que no te gustaría nada que se rompiesen.

La International Drivers Association ha querido hacer un pequeño recordatorio de algunas conductas que pueden hacer que tu coche se rompa, y en el día de hoy te las traemos para que las evites y cuides a tu coche, haciendo que dure lo máximo posible.

$!Los elementos internos del coche también sufren cuando aparcamos

¿Qué parte del coche sufre?

Además de los elementos externos del vehículo como las llantas, los parachoques o los bajos, cuando aparcamos también hay elementos internos del vehículo que pueden sufrir muchos daños, como es el caso de la transmisión. Para que te hagas una idea, la transmisión es la encargada de llevar la potencia del motor hasta las ruedas, independientemente del tipo de vehículo que tengas.

La transmisión de un coche (y realmente de cualquier tipo de vehículo) está diseñada con precisión para que cada uno de sus engranajes, su sistema de poleas o su embrague funcionen suavemente en unas condiciones de conducción normales. Como es lógico, al ser tan precisas, si realizamos algunas maniobras bruscas podrían dañarse, ya que son muy sensibles y muchas veces requieren de un manejo meticuloso que los conductores, en nuestro día a día, no llevamos a cabo.

$!Independientemente del coche que tengas debes cuidarlo a la hora de aparcar

La transmisión al aparcar

Como te decíamos antes, en muchas ocasiones no somos conscientes de que podemos estar dañando nuestro vehículo cuando aparcamos, y es que el simple hecho de no usar el freno de mano podría poner a tu coche en una situación de riesgo potencial:

Cuando aparcas en una pendiente pero no utilizas este freno, todo el peso del vehículo recae sobre un componente conocido como “trinquete de estacionamiento”, un pequeño pasador de metal en el sistema de transmisión. Si habitualmente no usas tu freno de mano, este trinquete puede desgastarse poco a poco y llevar a costosas averías en tu coche.

$!Utilizar el freno de mano es esencial para aparcar tu coche

Otras conductas que debes evitar

Aunque no cometas el error de ignorar el freno de mano, es posible que haya otras conductas (entre las que te describimos a continuación) que lleves a cabo sin darte cuenta y que pueden dañar tu coche poco a poco. Estas son algunas de ellas:

  • Pasar rápidamente al modo “P”: En los coches automáticos, este modo es el que se utiliza para estacionar el vehículo. No obstante, debes utilizarlo cuando hayas detenido tu coche, no colocarlo cuando aún estás en marcha, al igual que no debes meter “marcha atrás” en tu coche manual cuando tu vehículo aún está moviéndose hacia delante. Se trata de una conducta muy habitual con la que tu coche sufre más de lo que debería.
  • Frenado brusco: Cuando vamos a estacionar, muchas veces metemos un frenazo innecesario que pone en gran tensión tanto a las pastillas como los neumáticos, haciendo que sufran. Es mejor circular un poco más despacio hacia el lugar en el que vamos a estacionar y detenernos poco a poco para evitar los frenazos bruscos.
  • Aparcar en superficies irregulares: Como es lógico, aparcar en pendientes sin usar el freno de mano puede dañar tu vehículo. Es recomendable (en el caso de los manuales) dejar una marcha engranada, pero debes poner también el freno de mano para que la transmisión sufra lo menos posible por culpa de la gravedad.