Vehículos comerciales, una lucha por 60.000 millones de euros al año

Gran parte de la flota de vehículos comerciales europea se renovará empujada por las nuevas normativas y las marcas buscarán aprovechar esta oportunidad.

Durante los próximos años, las nuevas normativas europeas de descarbonización provocarán la renovación de gran parte de la flota actual de vehículos comerciales. Según estimó Luca de Meo, CEO del Grupo Renault, esta misma semana, esta renovación afectará al 30% de la flota actual, ya que las normativas atacan continuamente al diésel, el carburante más común entre los vehículos comerciales.

El mismo Grupo Renault, Stellantis, Ford, Mercedes-Benz, Iveco, Volkswagen... Son muchas las marcas que competirán por este 30% y que esperan que la renovación del parque de vehículos comerciales de un impulso a su rentabilidad. Porque sí, las divisiones de vehículos comerciales están entre las más rentables para cada grupo automovilístico. Según De Meo, por ejemplo, los vehículos comerciales de Renault han contabilizado para un 20% de sus ganancias”.

Según S&P, el mercado europeo de vehículos comerciales generará este año unos ingresos aproximados de 60.000 millones de euros. El premio es muy elevado y la cifra subirá conforme entren en juego los eléctricos, más caros que los de combustión, la mencionada ola de ventas derivada de la renovación del parque comercial y el crecimiento de la demanda para furgonetas para reparto de última milla. El campo de batalla está definido y las marcas se preparan para competir.

La estrategia ganadora

Los principales contendientes en esta batalla por la electrificación y la renovación del parque de comerciales -ambas cosas irán de la mano- son el Grupo Renault, Stellantis, Volkswagen y Ford. Decimos que ambos conceptos irán de la mano porque todos preparan su ofensiva basándose en la electrificación. Volskwagen es la que menos se ha pronunciado aún, pero Stellantis ya hace tiempo que solo vende comerciales eléctricos a particulares, Ford lanzará cuatro comerciales eléctricos en Europa en los próximos años y Renault prepara lanzamientos interesantes.

$!Comerciales eléctricos de Stellantis producidos en Vigo.

Donde también coinciden la mayoría de compañías es en dar independencia a sus divisiones de vehículos comerciales con unidades de negocio separadas del resto. Stellantis anunció el pasado mes de marzo que iba a crear una división específica para estos vehículos, mientras que Ford Pro los integrará en Ford Blue, su negocio de eléctricos, aunque dará manga ancha para su desarrollo, Renault incrementará la independencia de su unidad de comerciales, y Volkswagen Vehículos Comerciales ya hace años que es una compañía independiente en el Grupo Volkswagen.

Esta independencia de los negocios de comerciales, ya sea como ente único o como parte del negocio eléctrico de las marcas, permite a las compañías optimizar los recursos que se invierten en estos vehículos, así como desarrollar tecnologías específicas o negociar con socios que ayuden a este cometido. La asociación de Stellantis con Amazon para desarrollar soluciones de reparto para el eléctrico RAM ProMaster, de Renault con Flexis o de Ford con la misma Volkswagen son ejemplos. “Es un gran negocio con un potencial de mejora de la rentabilidad enorme, y no quiero que se vea ralentizado por el resto de la compañía”, dijo Carlos Tavares, CEO de Stellantis, en marzo.

Presentamos los contendientes

Establecido el campo de batalla y anunciadas las estrategias de las marcas que competirán por gran parte de la cuota de mercado de furgonetas eléctricas en Europa, toca conocer algunos de los vehículos que entrarán en juego. Muchos todavía no se han presentado en su versión final, mientras que otros ya los conocemos, aunque en el futuro evolucionarán.

Por ejemplo, por parte de Stellantis ya conocemos la mayoría de opciones eléctricas de las que dispondrá en el futuro porque ha sido de las compañías más activas en cuanto a la electrificación de su oferta. Hablamos de las versiones eléctricos del Citroën Berlingo -y sus distintas versiones-, el Opel Combo Life, el Peugeot Rifter, el Citroën Jumpy y SpaceTourer, el Fiat Scudo, el Opel Vivaro y Zafira Life y el Peugeot Traveller, modelos que, desde enero, solo venden como eléctricos a particulares, aunque el cliente profesional todavía tiene acceso a las versiones diésel o gasolina. Por cierto, seis de esos vehículos -contando también el Toyota Proace City, basada EMP2 de Stellantis- se producen en Vigo.

Ford, por su parte, ya ha lanzado el E-Transit, su primer comercial eléctrico, que abanderará una ofensiva de cuatro nuevos nombres: el E-Transit Custom one-tonne, el E-Tourneo Custom, el E-Transit Courier y el E-Tourneo Courier. Todos se producirán en Europa en plantas como la de Colonia, Alemania, la de Craiova, Rumanía, o la de Turquía, donde además producirá baterías junto a SK Innovation y Koç Holding.

$!Ford E-Transit.

De Renault ya conocemos las versiones eléctricas de nombres clásicos como el Kangoo y el Master, cuyas variantes E-Tech ya están a la venta. Sin embargo, la firma del rombo innovará con nuevos modelos como el recientemente anunciado FlexEVan, una furgoneta eléctrica que llegará en 2026 basada en una plataforma modular que permitirá una gran flexibilidad y personalización con varias opciones de baterías. Tendrá un tamaño similar al Kangoo pero su espacio de carga igualará la del Trafic y desde la marca estiman que su coste de propiedad al final de su vida útil será un 30% menor al de vehículos de combustión similares.

$!Renault FlexEVan.

Por cierto, conviene no olvidarse de compañías especializadas como Iveco, más conocida en segmentos más grandes pero que acaba de estrenar la eDaily, que promete presentar batalla y luchar por gran parte del mercado de vehículos comerciales en el futuro. La diversión está servida.