El presidente de BMW advierte que pensar solo en el coche eléctrico es un riesgo para Europa

El máximo responsable de la marca alemana considera que la contribución de los combustibles sintéticos es clave para reducir las emisiones de los coches actuales.

Oliver Zipse, el presidente de BMW, hizo un viaje relámpago a España hace unos días. Pasó solo una jornada en Madrid, donde fue recibido por Su Majestar el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, por Florentino Pérez (dado que BMW es uno de los patrocindores del Real Madrid) y departió con la plantilla de la filial española que preside Manuel Terroba.

Tras todo ello, en un encuentro exclusivo con cinco medios españoles (entre los que estaba Prensa Ibérica), el presidente de la marca alemana desveló los pormenores de la nueva etapa de la marca en la que el diseño y la tecnología caminan de la mano. También analizó la actualidad del sector marcada por el avance de las marcas chinas, el final de los motores de combustión y los cambios normativos (Euro 7) para abrazar pogresivamente la electrificación total.

- Se habla mucho de los cambios normativos y, recientemente de la Euro 7. ¿Cuál es su opinión al respecto?

- No estamos contentos con la propuesta de la Euro 7. Por los tiempos establecidos, por el contenido y por la forma política en cómo se está llevando. No conocemos todos los requisitos tecnológicos que pretenden desde el punto de inicio. Además, no olvidemos que la Euro7 busca mejorar, sobre todo, las emisiones NOx (óxidos de nitrógeno), pero también por primera vez se medirán las emisiones que expulsan los frenos y los neumáticos. El problema es que no sabemos cómo se mide eso, no hay una metodología, una sistemática de cómo medirlo y por lo tanto creemos que no puede haber una regulación. Cuando nos piden bajar una serie de emisiones no les importa si se mide cuesta arriba, con el motor frío o con carga. Y, aun así, tiene que cumplir con la reducción de emisiones. No lo vemos coherente.

- Ya se ha dicho que esa norma limita inversiones del coche eléctrico, pero sus efectos negativos pueden ir más allá si se aplica al pie de la letra...

- Efectivamente. Si es muy estricta, muchos fabricantes, sobre todo en el segmento de los coches pequeños, que por cierto es el más común en España, no podrán cumplir con estos requisitos. Eso supone que ese segmento, el de los coches pequeños relativamente asequibles que no son eléctricos, corren el riesgo de desaparecer. Lo cual supone un riesgo socialimportante. Sobre todo porque supondría un final prematuro del motor de combustión. No acabaría en 2035, sino en 2027 o cuando entre en vigor la normativa. Y lo más importante, hay que tener en cuenta es que los coches eléctricos no serán el mercado principal y que seguramente no lo dominarán.

- Junto con esta normativa, también está sobre la mesa la prohibición de los motores de combustión en 2035. ¿Es lógico o nos estamos volviendo locos?

- Yo solo digo que debemos ir con mucho cuidado con nuestra propia regulación y con decisiones como una Euro7 prematura, el final de los motores de combustión. Creo que Europa debe analizar bien si quiere centrarse en tener solo una tecnología (el vehículo eléctrico) para todos los coches. Tal vez nos deberíamos preguntar “qué estamos haciando” más que quejarnos de la competencia. Es un tema serio y hay que pensar si estamos en el camino adecuado o se puede corregir.

Si nos encaminamos a un cambio brusco de tecnología, la competencia aumentará de forma dramática. Y será algo que nos habremos hecho nosotros mismos, como dispararse en el pie. La industria europea tendría que revisar la política. Aún hay tiempo de reaccionar. Hay más alternativas para luchar contra el cambio climático. La estrategia de vehículos de nueva energía no tiene que ser de carbono cero, sino de bajo carbono. Podemos hablar de híbridos enchufables con elevadas autonomías, de hidrógeno... Hay alternativas. No todo el mundo puede acceder al coche eléctrico porque no tiene enchufe a su alcance para cargar.

- ¿Qué opina de los combustibles sintéticos, los llamados e-fuels?

- Las ventas de coches nuevos en Europa suelen suponer anualmente entre 11 y 13 millones de coches. El parque total es de 260 millones, y la mayoría de estos coches tienen motor de combustión. Ese parque tiene una edad media elevada (en España es, por ejemplo, de 14 años). Mi pregunta es: ¿Qué contribución a la reducción de las emisiones tienen estos coches de 14 años? Veo que la regulación de emisinesestá mirando continuamente a los coches nuevos, pero en realidad el mayor contaminante está en esta flota que es la más grande y la más antigua. Por ello, son los e-fuels, para reducir las emisiones de CO2 con esos combustibles sintéticos. Son la única opción que existe para reducir el CO2 y por ello necesitamos los combustibles sintéticos. Nosotros pensamos que el motor de combustión se puede ir eliminando de forma progresiva en 40 o 50 años y mientras tanto mantener a los coches con los combustibles sintéticos.

- Cree que los politicos piensan más en sacar los coches de las calles aprovechando la carrera del eléctrico?

- Bueno, ya han manifestado que esa es su intención. Creo que si lo intentan, no sobrevivirán políticamente a eso. Puede que los quiten en 50 años, pero no lo pueden hacer en solo doce. Un coche es una propiedad privada y no te lo pueden quitar. En ninguna parte del mundo. Si con la normativa actual del fin del motor de emisiones y si finalmente no llegan los combustibles sintéticos... ¿qué pasará con los coches antiguos? Conducir un coche antiguo no es la imagen de futuro que queremos dar de una sociedad moderna, eficiente y sostenible. ¿verdad?

- La Unión Europea se ha metido a lanzar advertencias, precisamente, sobre esa competencia, la de China. ¿Cree que hay que buscar proteccionismo ante su avance?

- No conozco todos los detalles, pero me gustaría decir que desde BMW fomentamos el libre comercio y la igualdad de condiciones para todos. Así que, si tenemos la sensación de que no hay igualdad de condiciones, es algo que se puede examinar. Esto es bueno. No obstante, personalmente estoy rotundamente en contra de cualquier forma de protección del mercado. Porque hay muchos mercados y situaciones. Por ejemplo, BMW también tiene muchos intereses en China con un buen porcentaje de las ventas (casi un tercio). Eso quiere decir que BMW es competitiva en China. El 85% de nuestras ventas en China son coches que se fabrican en la propia China. Solo importamos en China el 15% de lo que allí se vende.

-¿Cuál es el rumbo de BMW en los próximos años?

- En Munich presentamos hace unas semanas la nueav visión de BMW, la ‘Neue Klasse`(la nueva calse). No es un coche ni un prototipo, se trata de una visión que anticipa seis nuevos modelos que llegarán entre 2025 y 2027. Proponen un nuevo sistema motriz totalmente eléctrico, con mucha digitalización y basado en la economía circular. Es como un gran clúster de tecnología. La tecnología es, precisamente, nuestra estrategia más fuerte para el futuro, junto con un incremento gradual de la electromovilidad. Pero seguiremos teniendo motor de combustión y el híbrido enchufable ganará en eficiencia. Durante la próxima década, porque no podemos dejar atrás a los que no quieran o no puedan conducir un coche eléctrico.

- Pero el camino del eléctrico sigue en su trayectoria....

Sí. En 2023 BMW duplicará las ventas de coches eléctrico. Esto supone aproximadamente que el 15% del total de las ventas se corresponda con un coche 100% eléctrico. Este porcentaje en 2024 será del 20% y en 2025 del 25%. En 2026 esperamos llegar al 30%. Y antes de 2030, el 50% de nuestras ventas de BMW serán completamente eléctricas.