La solución de Ubitricity para llevar la carga a la ciudad

Ubitricity instalará 300 cargadores en las farolas de Liverpool tras probar su sistema en Londres y Berlín.

La infraestructura de carga es, sin duda, una de las preocupaciones más importantes de los compradores antes de lanzarse a comprar un eléctrico. La escasez, en muchos mercados, de una infraestructura adecuada penaliza sobremanera la penetración del coche eléctrico en el mercado. Además, pese a que muchos países están trabajando en mejorar, una de las principales incógnitas actualmente es cómo llevar la carga a la ciudad, donde en el futuro, millones de personas podrían circular en eléctrico. Hay distintos puntos de vista y urbes como Liverpool marcan un posible camino para solventar ese problema.

La ciudad de Liverpool, en el norte de Inglaterra ha firmado un contrato con la compañía Ubitricity para triplicar su infraestructura de carga durante los próximos meses, pasando de los 150 actuales hasta los 450, con lo que la compañía de cargadores -propiedad de la petrolera Shell- debería instalar 300. La decisión parte de la necesidad de apuntalar una infraestructura de recarga muy escasa si se compara Liverpool y todo el Noroeste de Inglaterra con el área de Londres. De hecho, según el Departamento de Transportes, esa región tiene un 76% menos de cargadores por 100.000 personas en comparación con la capital.

Carga lenta, pero bien ubicada

La particularidad de los cargadores que instalará Ubitricity en Liverpool es que serán lentos, cargando a una potencia máxima de 5 kW. A esta potencia, un coche como el Cupra Born, con una batería de 58 kWh, tardaría poco más de 11 horas y media en alcanzar el 100%. No obstante, estos cargadores no tienen la misión de servir como carga esporádica y rápida o carga en destino en supermercados o centros comerciales, sino suplir la imposibilidad de los habitantes de bloques de pisos antiguos de acceder a un cargador de pared en la calle.

$!Cargador de Ubitricity en Londres.

Para ello, Ubitricity instalará sus 300 cargadores en los postes de las farolas en una operación ideal, ya que la instalación es sencilla y lleva menos de dos horas, aprovechando la red eléctrica de las mismas farolas, de ahí la baja potencia. Asimismo, una demanda de potencia baja permite la recarga simultánea de muchos vehículos sin suponer un problema para la red eléctrica. La compañía espera haber terminado su instalación en primavera y, después, serán la misma Ubitricity y Shell las encargadas de su mantenimiento.

Ubitricity, adquirida por Shell en 2021, ha utilizado este tipo de cargadores en Londres y Berlín, mostrando el potencial de un sistema que pronto llegará también a Francia después de ganar un concurso público. La compañía espera alcanzar los 50.000 cargadores en el Reino Unido para 2025.