Skoda bate su récord de rentabilidad en España

La marca checa cerrará el año en torno al 2,7% pese a la caída de ventas provocadas por las crisis de Ucrania y los semiconductores

Fidel Jiménez de Parga siempre sonríe. Siempre. Es optimista. Pero este año el director de Skoda España tiene varios motivos que invitan a ese optimismo y a esa confianza. La marca cerrará el ejercicio logrando la mayor rentabilidad de su historia en nuestro país, un 2,7%, lo que supone un nuevo récord para una firma que está abordando la transición a la electrificación con más dignidad que fuegos artificiales.

Enfrascados en la transformación al voltio en 2030 con un objetivo del 70% de su gama 100% eléctrica, Fidel Jiménez de Parga admite que la hibridación es una buena solución actual en algunos países (a pesar de que en el grupo no hayan apostado plenamente por esa tecnología de transición). En ese territorio las marcas asiáticas (Toyota, Kia y Hyundai preferentemente) están pescando abundantemente en España.

El resultado positivo hay que analizarlo, además, en el contexto de crisis sectorial provocado por la pandemia, la crisis de semiconductores y, sobre todo, la guerra de Ucrania que ha impactado con fuerza a la compañía. Las ventas de Skoda han caíd un 20% pero la cifra de negocio, en cambio, ha crecido un 14%, con 1.500 millones de euros. Eso convierte la convierte en la marca generalista más rentable en el conjunto del grupo Volkswagen este año. Y no piensen que la batalla es ahí con Seat, no, es con los asiáticos. Skoda es una marca más en a batalla y no se busca “canibalizar a Seat, porque no deja de ser un competidor más con el resto, que gestionamos entre el 75 % y el 80% del mercado”, señala el director de Skoda en España.

Objetivo ‘top 10’

Actualmente la marca ocupa el puesto 14 en España, con Citroën por delante y a tiro, y Fidel Jiménez de Parga tiene en mente el objetivo de colocarse en el top 10 en cinco años. En Europa aspiran al top 5. Para ello confirma la confianza en su red comercial, reajustada, que ha pasado de la rentabilidad del 2,3% en 2019 al 2,7% actual. El director de Skoda tiene claro que “no podemos entender que la marca pueda crecer a costa de la rentabilidad de la red”, y por eso se están volcando en ella. La capilaridad, al igual que sucede en Prensa Ibérica, es esencial para lograr ese objetivo. Quieren fortalecer su presencia en ciudades de entre 50.000 y 100.000 habitantes, un buen caladero para sus modelos repletos de funcionalidad y prestaciones.

Skoda también fomenta su crecimiento en el vehículo de ocasión, uno de sus puntales, con un crecimiento del 20% (con 6.000 coches) y con objetivo de duplicar. A nadie se le escapa que ante el incremento de los plazos de entrega, en general, el mercado de VO es un buen árbol al que arrimarse. En este sentido, la cartera de pedidos de Skoda en España está en unos 10.000 clientes, con unos plazos de entrega que se sitúan en los cuatro o cinco meses. Hace pocos años el plazo con el que se trabajaba era de un mes.

¿Cuándo crecerá el mercado? El responsable de la marca es sincero. “Creo que 2023 no será el año en el que el mercado vuelva a alcanzar un millón de coches. Rodaremos nuevamente los 800.000. Primero habrá que estabilizar la producción y hacer bien los deberes en el sur de Europa”, explica, “para eso estoy aquí”, añade. Está claro que el precio de los coches también va a influir en esa recuperación. “La materia prima es la clave. Está claro que el incremento de precios no se puede soportar solo con el fabricante y acabará llegando al mercado. Los coches han subido de precio en torno a un 6% en general”, reconoce Fidel Jiménez de Parga.