Honda X-ADV, SUV de referencia

Tan efectivo en ciudad como en carretera y con la posibilidad de dejar atrás el asfalto son parte del secreto del éxito del X-ADV

El fenómeno crossover ha ganado protagonismo en el segmento de las dos ruedas en los últimos años. Honda marcó el camino con el X-ADV cuando presentó el prototipo en el Salón EICMA de Milán en 2016. La firma japonesa se inventó una categoría cruzando los genes de un escúter con una moto maxitrail, camino que han seguido diferentes marcas. No obstante, mientras que el resto de fabricantes ofrecen un escúter con estética adventure y poco más, Honda va más allá con una propuesta con el confort y capacidad de carga bajo el asiento de un escúter y la polivalencia de una moto, con cambio de marchas incluido. Además, esta temporada estrena decoración.

$!Honda X-ADV

Un año después de su presentación como prototipo llegaba la versión definitiva. Y tras ella diferentes actualizaciones hasta llegar a la versión actual, un modelo maduro que dispone de gadgets para hacernos el día a día más agradable como la llave inteligente, el freno de estacionamiento o la pantalla derivabrisas regulable en altura manualmente. Todo esto sumado a un motor bicilíndrico de 745CC y solvencia contrastada de 59 CV de potencia asociado a la transmisión DCT que funciona sin palanca de embrague y permite elegir entre cambio automático y manual (accionando un par de levas situadas en la piña izquierda).

$!Honda X-ADV
$!Honda X-ADV

Las ayudas a la conducción completan un paquete de lo más completo. Con el X-ADV podemos elegir entre modo Rain, Standard, Sport, Gravel (para caminos de tierra) y User (personalizable). Estos modos presentan diferentes niveles de entrega de potencia, freno motor, control de tracción y ABS configurados de fábrica mientras que el modo User permite ajustar cada parámetro al gusto del conductor.

$!El cuadro de instrumentos de TFT a color de la Honda X-ADV

De salida, la X-ADV resulta cómoda. Deberemos levantar un poco la pierna para acceder porque el túnel es alto ya que por ahí pasa su robusto chasis. Todos los mandos están a mano. Delante tenemos un cuadro de instrumentos de TFT a color donde recibimos toda la información, incluida los modos de conducción. Dos prácticos botones nos permitirán abrir el asiento y la tapa de acceso al depósito de forma remota, detalle muy cómodo para el día a día como su llave inteligente o el freno de mano. Bajo el asiento encontramos espacio para guardar un caso integral.

$!Bajo el asiento hay espacio para guardar un casco integral
$!Honda X-ADV

La pantalla es regulable en altura y ofrece una buena protección aerodinámica. La posición de conducción es cómoda a pesar de llevar los pies algo separados. El motor es una delicia de suavidad, con buenos bajos y medios. Mientras que el DCT se revela como uno de los mejores aliados ya que puede cambiar de marchas de forma manual o automática. Con una altura del asiento de 820 milímetros y un peso en marcha de 236 kilos se mueve en parado sin problemas y en marcha ofrece un gran aplomo.

En cuanto a consumo jamás superó los 4,5 litros de media cada 100 kilómetros en un recorrido mixto brindando una autonomía superior a los 280 kilómetros. La posibilidad de dejar atrás el asfalto para rodar tranquilamente por un camino de tierra es un valor añadido de esta X-ADV. Está disponible en negro mate, gris metalizado, rojo y azul grisáceo. El precio es de 13.050 euros y Honda dispone tanto de packs para personalizarla como financiación a medida.

$!Honda X-ADV