Los españoles apuestan cada vez más por los coches eléctricos y de alquiler

Opciones como el renting, la suscripción o carsharing con coches eléctricos ganan terreno entre los jóvenes conductores españoles

La propiedad privada tiende a desaparecer en muchos sectores, y el de la automoción no es una excepción. Al igual que el alquiler y el pago por uso son cada vez más habituales en vivienda y ocio, opciones como el renting, la suscripción o carsharing son cada vez más aceptadas entre los automovilistas españoles.

Un nuevo Estudio de la Movilidad del Futuro de Europcar Mobility Group realizado por el Mobility Institute (impulsado por RACC y Deloitte) que recoge la opinión de personas de todo el país, refleja que el 54,4% de conductores nuestro país se plantearía cambiar su coche por un modelo de suscripción (una opción similar a la de las plataformas de streaming que permite renovar el alquiler mes a mes para no atarse a un vehículo en propiedad). Una cambio de tendencia que, como es natural, se extiende entre los más jóvenes, ya que el porcentaje asciende hasta el 58,5% entre los menores de 35 años. Y es que ellos más que nadie están sufriendo el ambiente de incertidumbre que azota Europa y especialmente España desde hace años.

$!Servicos de carsharing

Respecto al mismo estudio realizado en 2020, la predisposición hacia el alquiler crece hasta el 23,3% (frente al 21% hace tres años), el renting alcanza el 38,5% (frente al 28% de 2020) y el carsharing acaricia el 19%. Entre los jóvenes, esos porcentajes son aún mayores: el 27,3% se inclina por el alquiler, el 42,6% por el renting y el 22,3% por el carsharing.

Ahora, más de la mitad (56,3%) de los conductores que no se plantearon una alternativa al coche privado cuando lo compraron admiten que sí lo harán cuando les toque renovarlo para estudiar opciones como la suscripción, el alquiler, el renting o el coche compartido. Y es que el 21,4% de los encuestado cree que el gasto derivado de la compra en propiedad de un coche no le compensa respecto a otras modalidades de movilidad.

$!Servicios de carsharing

Precisamente el coste es para el 82% de los españoles el principal motivo por el que preferirían alquilar en vez de comprar un coche. Otros aspectos importantes serían flexibilidad (70,3%) y el hecho de conducir un modelo nuevo (70,9%). El estatus que otorga tener un vehículo propio sólo es relevante para el 16,7% de los encuestados. Un cambio de mentalidad radical con el de hace pocos años.

Entre los jóvenes también ha cobrado mucha relevancia la sostenibilidad. Hasta el punto de que el 70,2% de los encuestados destaca que su próximo vehículo será híbrido o eléctrico. De hecho, un 18,2% ya lo ha probado en alguna ocasión. Entre los conductores que alquilan coches con frecuencia, un 17,5% también ha alquilado un eléctrico en algún momento.

Un 50,6% escogería un coche eléctrico porque son más sostenibles, un 45,3% porque no quieren sufrir las restricciones de las Zonas de Bajas Emisiones para las que hacen falta las pegatinas de la DGT, y un 43% por el ahorro en combustible. En el lado opuesto, entre las reticencias ante el eléctrico se mantienen la infraestructura de carga (el 60,6% no se fía plenamente del sistema de carga en carretera), la autonomía (el 46,1%) y el coste, para el 43,8%.

$!Coche con etiqueta Eco para entrar en las ZBE

El interés por los coches eléctricos es muy alto durante el año, pero desciende radicalmente en periodos de ocio hasta el 8,7%. Y es que un 38,6% de los usuarios que han conducido un coche eléctrico declara que ha tenido algún problema en la recarga de la batería. El 34,9% no cree que sea un problema si se organiza el viaje, pero un 40,4% considera que todavía genera dudas. Y es que según datos de ACEA, España solo dispone de 1,6 terminales de carga por cada 100 km de carretera, lo que nos sitúa a la cola de los países europeos.

Donde no hay dudas es en la experiencia de conducción de un eléctrico, ya que el 60,6% la considera más placentera que la de un coche de combustión. Un 66% optaría por uno si los precios fueran iguales a los del coche de combustión. Incluso el 37% estaría dispuesto a pagar más por un eléctrico si tuviera incentivos en la carga y más facilidades en la circulación. Es decir, que si el coche eléctrico no acaba de triunfar en nuestro país, no es por falta de concienciación o convicción, sino por problemas con la carga y el elevado precio de compra.