Smart #1 2023: todas sus novedades, versiones y precios

El nuevo eléctrico de Geeley y Mercedes destaca por su gran calidad, tecnología y elevadas prestaciones

Smart ya no es una marca de coches utilitarios perteneciente a Daimler. Ahora es una empresa participada por dos firmas al 50%: la china Geeley y la alemana Mercedes-Benz. La primera se encarga de crear el coche en su propio país: desde la plataforma hasta los motores, pasando por las baterías, mientras que de Mercedes depende en diseño y los estándares de calidad.

Y su primer lanzamiento, sobre la nueva plataforma SEA de Geeley es el Smart # 1, un modelo que poco o nada tiene que ver con los utilitarios fortwo y forfour. Se trata de un crossover 100% eléctrico que mide 4,27 m longitud; 1,82 anchura, 1,63 altura; y ofrece una generosa batalla de 2,75 metros, que le permite ofrecer un generoso espacio interior para cinco ocupantes y un maletero de hasta 411 litros.

$!El Smart #1 ofrece un atractivo aspecto crossover

Lo primero que llama la atención del Smart #1 es su moderno diseño de formas minimalistas y redondeadas. Pese a su musculosa carrocería no luce ni una sola arista con detalles muy vistosos, como los cristales sin marco, las luces LED que recorren todo el frontal, las llantas de 19 pulgadas casi totalmente carenadas, los grandes pasos de ruedas que le dan un imponente aspecto en el lateral, el techo flotante o, de nuevo, unas luces LED que recorren todo el portón en la zaga.

Su moderno aspecto se potencia en el interior, con un habitáculo pensando en los clientes más jóvenes: es decir, minimalismo, práctica ausencia de botones físicos, y una gran pantalla para controlar todas las funciones del vehículo, en combinación de una discreta pero completa instrumentación digital, que se acompaña según versiones de un grande Head-Up Display proyectado en el parabrisas.

$!Interior del nuevo Smart #1

Mención especial merece la gran pantalla central de 12’8 pulgadas con una interfaz claramente inspirada en el mundo del videojuego, y con un avatar en forma de zorro que nos servirá de puente para comunicarnos con el vehículo y pedirme mediante naturales comandos de voz aquello que deseemos: desde un destino de navegación, a que baje o suba la temperatura, o incluso que realice una llamada. Pero esta pantalla guarda otras muchísimas funciones como por ejemplo descargar juegos para distraernos mientras se cargan las baterías o estamos esperando a alguien en el vehículo. Tan completa es esta pantalla que aglutina absolutamente todas las funciones del vehículo, impidiendo que haya ni un solo botón analógico, lo que desde nuestro punto de vista es una gran desventaja desde el punto de vista de la practicidad.

Pero más allá de la increíble tecnología de este coche tanto en el apartado de infoentretenimiento como de seguridad y ayudas a la conducción, con todo lo necesario para ofrecer una completa y efectiva conducción semiautónoma de nivel 2 plus, lo que más nos sorprendió del Smart #1 fue su extraordinaria calidad general. En la presentación dijeron que estaba a la altura del Clase E de Mercedes, y si no lo está, lo cierto es que se le acerca muchísimo. Si alguien pensaba que por estar fabricado en china este coche sería como un low-cost, lo cierto es que no podía estar más equivocado. En este aspecto el Smart #1 es todo un Mercedes.

$!El Smart #1 ofrece unas amplias plazas traseras

Una calidad que se acompaña además de un espacio realmente sorprendente para las cotas exteriores del vehículo. Las plazas delanteras son grandes y cómodas, al igual que las ubicadas en la banqueta trasera. En estas pueden viajar incluso tres adultos con comodidad, gracias a una enorme distancia para las rodillas debido a la generosa batalla; una gran altura libre alta el techo una buena anchura incluso en la plaza central. La banqueta trasera se desplaza longitudinalmente 13 centímetros para ganar más espacio en la zona de pasajeros o para pasar de 323 a 411 litros en el maletero. A esto cabe sumar un hueco bajo el capó de 15 litros.

Dos motores y tres versiones

Smart ha estructurado la gama del #1 en tres versiones y dos motores. El propulsor estándar ofrece 272 CV de potencia y 343 Nm de par motor de entrega al eje trasero. Esta ‘mecánica’ está disponible con el acabado de acceso Pro+ y con la denominada Premium, además de la edición especial de lanzamiento Launch Edition.

Y para los que quieran sensaciones fuertes está el Brabus, con un conjunto propulsor compuesto por dos motores, que entrega en total 428 CV y 523 Nm de par motor a ambos ejes, para propulsar el coche de 0 a 100 km/h en tan sólo 3,9 segundos. Como tope de gama, además esta variante deportiva ofrece el equipamiento más completo y está aderezado con elementos deportivos tanto en el exterior como en el interior: alerones, faldones delanteros, llantas específicas, entradas de aire en la carrocería, alcántara e el habitáculo, etc.

$!Smart #1 Brabus

Todas las versiones, independientemente de motor y equipamiento, montan el mismo paquete de baterías de iones de litio con 66 kWh de capacidad. En el Pro+ proporciona proporciona 420 kilómetros de autonomía; 440 kilómetros en los Premium y Launch Edition, y 400 en el Brabus. Con la máxima capacidad de carga posible de 150 kW, se tarda sólo unos 30 minutos en pasar de 0 al 80%.

Precios del nuevo Smart #1

Quizá el mayor hándicap del Smart #1 frente a sus rivales sea el precio. Y es que arrancando desde los 42.100 euros de la versión Pro+ (36.390 € con MOVES), este modelo no está al alcance de todos los bolsillos. La versión Premium cuesta 45.600 euros (39.890 € con MOVES), el Launch Edition 46.900 euros (41.190 € con MOVES), y el Brabus eleva su precio hasta los 49.600 euros (43.890 € con MOVES).

Primera toma de contacto

Nada más subirnos al Smart #1 sentimos esa calidad general que quiere transmitir la marca y que se atreve a igualar a la del Mercedes-Benz Clase E. No cabe dudas de que hablamos de un coche premium.

Aceptamos que se trata de un coche pensado en el cliente más joven, pero eso no quita que se obvien elementos tan funcionales como los botones físicos, o se compliquen maniobras tan sencillas como la regulación de los espejos retrovisores exteriores, que se debe hacer a través de los botones del volante y tras mover los asientos o llegar a su apartado en el menú principal de la pantalla. Muchas veces olvidamos que los coches están hechos para conducir. Pero si alguien busca un vehículo súper tecnológico, éste es su coche.

$!Pantalla central del Smart #1

Respecto al comportamiento del Smart #1, hemos de decir que es un muy buen eléctrico, lo que lleva implícito ser fácil de conducir, reactivo, ágil, potente, suave y estable. La versión de 272 CV ofrece de por sí unas prestaciones muye elevadas, mientras que el Brabus es sencillamente demencial con su potencia desmesurada. Menos mal que su capacidad de aceleración está acorde con su frenada, aplomo y seguridad, porque si no sería sencillamente inconducible.

Y para hablar de la autonomía, así como para profundizar en todos estos aspectos, esperaremos a publicar la prueba de larga duración que ya hemos tenido ocasión de realizar con el Smart #1. Un recorrido de casi mil kilómetros entre Lisboa, Madrid y Valencia.