Así de peligroso es llevar a los niños con abrigo en la sillita del coche

Esta acción que hacemos con buena intención puede ser muy peligrosa e incluso mortal en caso de sufrir un accidente de tráfico

A la hora de viajar en coche con los más pequeños de la casa siempre tratamos de tomar las máximas medidas de seguridad: colocamos el sistema de retención infantil (SRI), conducimos con delicadeza, disminuimos la velocidad para reducir los riesgos, alcanzamos la temperatura óptima en el habitáculo y mantenemos una mayor distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. Además, con la llegada del frío, tendemos a sentar a los niños en la sillita del coche con el abrigo puesto para protegerlos de las bajas temperaturas del exterior. No obstante, esta acción que hacemos con buena intención puede ser muy peligrosa e incluso mortal en caso de sufrir un accidente de tráfico.

Si sufrimos una colisión, de nada servirá apretar el arnés de la sillita, ya que el abrigo creará una barrera ficticia que hará que la sujeción quede suelta, dejando el espacio suficiente para que el niño salga disparado a una velocidad de 50 kilómetros por hora. Para demostrar esto, a lo largo del tiempo se han hecho distintas pruebas y simulaciones con niños. En una de ellas se demostró que un niño con un abrigo mullido y sentado sobre una sillita de coche con arneses de seguridad, tiene un 80% más de posibilidades de salir despedido del coche ante una frenada brusca.

Está claro que no tiene las mismas consecuencias un accidente frontal que un impacto lateral o una colisión en la parte trasera del vehículo. Ten en cuenta que en caso de sufrir un impacto frontal, si el niño viaja de cara a la dirección de la marcha, la inercia es muchísimo más fuerte, de modo que los cinturones deberán ejercer la máxima sujeción del cuerpo del niño.

Por otro lado, si en el momento del impacto los cinturones no están lo suficientemente tensos por culpa del abrigo, es muy probable que el tórax del niño se escurra entre ellos produciendo una flexión del cuerpo hacia delante, lo que supone un movimiento muy violento, dañino y peligroso para la columna y el cuello del pequeño.

Por último, el grosor del abrigo es otro factor muy importante. Ten en cuenta que la peligrosidad de llevar al niño con abrigo en el coche reside en que esta prenda de ropa genera un volumen falso sobre su tórax, de modo que al colocar el cinturón, no recoge el cuerpo del pequeño como debería, haciendo que quede suelto y aumentando la gravedad en caso de sufrir un accidente de tráfico.

Lo mejor es sentar a los niños sin abrigo

Lo mejor que puedes hacer para garantizar la seguridad de los más pequeños de la casa es sentarlos en su sistema de retención infantil sin el abrigo. Asegúrate de anclar correctamente los cinturones, evitando holguras, para que sus cuerpos queden bien ajustados a la sillita y viajen con la máxima seguridad posible.

$!Lo mejor es llevar a los niños sin abrigo en la sillita del coche

Si hace mucho frío, puedes optar por ponerles el abrigo por encima o incluso llevar en el coche una manta para taparlos. Por último, recuerda que debes instalar siempre el sistema de retención infantil siguiendo las instrucciones del fabricante, que debes revisar periódicamente la instalación del SRI para verificar que su anclaje es correcto, y que los bebés deben viajar hasta cumplir el año y medio (como mínimo) en posición contra la marcha.