Diésel y gasolina ¿puede congelarse el combustible de tu coche?

El frío puede afectar a tu coche de muchas formas distintas

Seguro que con el frío que está haciendo en los últimos días por todo el país, si tu coche duerme en la calle te has encontrado los cristales congelados alguna mañana antes de ir a trabajar, e incluso es posible que hayas tenido problemas a la hora de arrancarlo. Si es el caso, deberías saber que el invierno puede afectar a tu coche de muchas formas distintas, y de hecho ¿podría congelar tu combustible?

$!Los vehículos que duermen en la calle sufren mucho más

Evita el hielo

Antes que nada, lo mejor que puedes hacer para que tu vehículo no sufra durante el invierno es conseguir una plaza de garaje, ya que no solo evitará las bajas temperaturas sino que no tendrás que rascar el hielo del parabrisas por las mañanas. Sin embargo, como no todo el mundo se lo puede permitir o no está dispuesto a pagar por ello, hay otros consejos que puedes tener en cuenta.

Si hablamos de una motocicleta, lo mejor es que antes de irte a dormir la cubras con una funda, si tienes, para evitar que el hielo la cubra por completo. Si hablamos de un coche, puedes poner un trozo de tela o plástico o una esterilla en el parabrisas, e incluso hay fundas para los retrovisores que evitarán que estos elementos se congelen.

Lo mejor es que cubras el cristal delantero completamente y, con ayuda de las puertas delanteras, dejes atrapada la esterilla o el material que estés usando para que no se vuele si por la noche se levanta el viento. Es muy importante que el material que uses o tu parabrisas no estén húmedos pues podrían pegarse al congelarse.

$!Algunos vehículos pueden no arrancar debido al frío

Congelación del combustible

A partir de ciertas temperaturas, el combustible de un vehículo puede llegar a congelarse, y es posible que tu coche no funcionase correctamente o que incluso no llegase a arrancar por el frío. Eso sí, todo depende del tipo de combustible que lleve tu vehículo, ya que algunos tienen una temperatura de congelación inferior.

Para que te hagas una idea, la gasolina tiene el punto de congelación en los -107 grados centígrados, por lo que es prácticamente imposible que, viviendo en España, tu coche de gasolina sufra una congelación del combustible. En el caso del diésel, sin embargo, la temperatura es mucho menor, en concreto de -10 grados centígrados, por lo que en algunas zonas de la península sí que podría congelarse.

La mejor opción en tal caso es esperar a que las temperaturas suban, para que el diésel recupere su estado natural. Si vas apurado de tiempo, existen también algunas gasolineras que proveen una versión distinta de este combustible la cual puede aguantar unos cuantos grados menos. No obstante, por lo general no deberías preocuparte, puesto que es complicado que se llegue a congelar por completo.