¿Qué son los “pelos” del neumático y cuál es su función en las ruedas de tu vehículo?

Estos “pelos” están en todos los neumáticos independientemente del vehículo que sea

Seguro que alguna vez cuando eras pequeño te fijaste en los “pelos” que tenían las ruedas de tu bicicleta y, con el paso del tiempo, habrás podido apreciar que también están presentes en los neumáticos de los coches y del resto de vehículos. Sin embargo, a pesar de estar familiarizados con ellos, muchos no saben por qué se forman estos pelos y si tienen alguna función a la hora de conducir. A continuación te explicamos todo.

$!Es importante tener tus ruedas hinchadas correctamente

La importancia de la presión

Una de las cosas más importantes de cara a circular seguro es la presión que tengan tus neumáticos. Según los expertos, lo más recomendable es que los conductores revisen la presión de los neumáticos de su coche al menos una vez al mes, pero hacerlo cada 15 días sería lo idóneo para no llevarte sobresaltos.

Es recomendable que revises la presión cuando los neumáticos están fríos (al menos dos horas después del viaje más reciente) para corroborar que la presión se adapta a las recomendaciones del fabricante. Si no tienes a mano el manual de instrucciones, normalmente puedes encontrar las presiones de inflado recomendadas en la puerta del conductor, del pasajero o en el interior de la tapa del depósito.

$!Todos los neumáticos tienen estos pelos

Los “pelos” del neumático

Aunque hay algunas leyendas urbanas acerca de la función de estos pelos, lo cierto es que no sirven para absolutamente nada. Muchas personas dicen que proporcionan un agarre mayor a la calzada, que sirven para saber la edad del neumático o incluso que hay que eliminarlos una vez estrenas el neumático. Sin embargo, ninguno de estos mitos es cierto ni tienen un significado oculto detrás.

Se trata de caucho sobrante que se queda en la rueda cuando es fabricada. Los neumáticos se fabrican a través de unos moldes que les dan la forma deseada inyectando caucho líquido en ellos. En estos moldes hay aire antes de que el caucho sea inyectado, y para que ese aire pueda expulsarse (para que los neumáticos no queden defectuosos) se crean una especie de conductos por los que sale.

Al salir el aire, suele arrastrar algo de caucho, como es lógico, y al secarse se forman esos pelos que podemos ver en las ruedas. Al contrario de lo que algunos dicen, no es necesario que los quites, pero si tienes la paciencia para hacerlo, debes saber que no supone ningún problema.