La quiebra de Britishvolt pone en jaque a la industria británica de baterías

Britishvolt quería fabricar baterías desde este mismo año en una planta capaz de producir 35 GWh anuales que iba a crear 3.000 puestos de trabajo.

Britishvolt ha caído en bancarrota. La compañía británica, una de tantas startups europeas dedicadas a la fabricación de baterías, planeaba levantar una gigafactoría en la ciudad de Northumberland, en el norte del Reino Unido, con una capacidad productiva de 35 GWh anuales a su máxima capacidad. Sin embargo, la planta nunca será una realidad tras declararse la empresa en situación de insolvencia.

El proyecto de Britishvolt iba a ser uno de los más ambiciosos de Europa con una de las plantas con más capacidad productiva del continente, según datos de CIC energiGune. La factoría iba a suponer una inversión de 4.340 millones de euros -3.800 libras- y la creación de 3.000 puestos de trabajo. Tras comunicar su situación, la compañía ha nombrado a EY Parthenon como administradora concursal, que ya ha anunciado el despedido de 230 de sus empleados.

La industria británica, muy tocada

Britishvolt era una de las grandes esperanzas del Reino Unido para impulsar su industria de baterías. Tras el Brexit, pocos inversores extranjeros han mostrado interés real en suelo británico y la compañía local era uno de sus actores más importantes. Es por eso que, en enero de 2022, el ejecutivo británico anunció una oferta de financiación para convertirla en un “líder mundial” de la industria de baterías. “Sin la producción nacional de baterías, el Reino Unido podría ver cómo su industria del automóvil migra al extranjero”, dijo entonces Graham Hoare, vicepresidente de operaciones de Britishvolt.

Después de la quiebra de la gran esperanza nacional, el sustento de la industria de baterías británica queda en manos de la firma china Envision AESC, que levantará una gigafactoría junto a Nissan en Sunderland con una capacidad inicial de 9 GWh anuales, que debería estar operativa en 2024 y debería escalar hasta los 35 GWh la próxima década.

$!Planta de Nissan en Sunderland, donde Envision levantará su gigafactoría.

Por otro lado, Amte Power, otra de las promesas locales, ya produce baterías a muy pequeña escala y pretende empezar a fabricarlas en una nueva factoría en Coventry este mismo año. Según la compañía, estas instalaciones podrían alcanzar hasta los 35 GWh anuales, aunque el objetivo a medio plazo es llegar a los 10 GWh al año. Paralelamente, el Grupo Tata ha confirmado su voluntad de fabricar baterías para Jaguar-Land Rover y para terceras compañías en el Reino Unido, aunque todavía no hay detalles sobre la localización ni la capacidad productiva.

Por todo esto, la situación de la industria británica de baterías no es muy halagüeña y, por ende, el futuro de la industria británica del automóvil queda debilitada ante un futuro 100% eléctrico. Desde el Gobierno ya han confirmado una investigación sobre la producción de baterías en el país, motivada por la quiebra de Britishvolt, para solventar esta situación y proponer medidas para incrementar el atractivo del Reino Unido de cara a la inversión extranjera.