Tesla, por qué bajar sus precios puede ser peligroso

Elon Musk juega la carta de los márgenes para mantener su crecimiento a costa de sus beneficios.

Tesla ha arrancado el año reduciendo los precios de sus coches tanto en Europa, como en Estados Unidos y en otros mercados como el chino. Como adelantó Neomotor, en España el Model 3 parte ahora de los 44.990 euros, mientras que el Model Y está disponible desde los 46.990 euros, cifras que los hacen elegibles para optar a las ayudas del plan Moves III.

Además, no son abaratamientos tímidos. En Estados Unidos, por ejemplo, el Model Y es ahora un 20% más barato, mientras las nuevas versiones del Model X y el Model S son hasta 20.000 dólares más asequibles. Pero, ¿por qué ha reducido los precios Tesla? ¿Y por qué de forma tan drástica? Hay varios motivos. Y todos preocupan a los inversores.

Impulsar la demanda

Según un analista consultado por la agencia Bloomberg, “la reducción de precios de Tesla llega por un problema de demanda”. “Los inversores esperábamos un abaratamiento, pero ha llegado antes de lo esperado y de forma más importante”.

$!Gama actual de Tesla.

Tesla cerró el año produciendo 60.000 coches más de los que pudo entregar por problemas logísticos. Mientras Elon Musk, CEO de Tesla, promete que la marca espera vender cada coche que produzca durante los próximos años, lo cierto es que el contexto internacional y la crisis económica no auguran buenos tiempos para la industria. Tampoco para Tesla, que sumará una reducción de la demanda a estos problemas logísticos y, además, al incremento de la competencia.

BYD, la advertencia

Porque Tesla consiguió alcanzar la rentabilidad gracias a sus grandes márgenes de beneficio por unidad, incluso para sus modelos más asequibles, el Model 3 y el Model Y. El hecho además de ser los pioneros y no tener competencia en el segmento eléctrico la impulsó en el mercado y le permitió encadenar muchos trimestres de ganancias, alimentando el relato triunfalista de Elon Musk.

No obstante, la competición ha llegado. Sean General Motors o Ford, Renault, Stellantis o Volkswagen, la industria del automóvil está lanzando nuevos eléctricos continuamente y todos amenazan con quitar cuota de mercado a Tesla. Aun así, la marca norteamericana tiene la ventaja de sus márgenes operativos, que le permite reducir los precios hasta ser competitiva a costa de beneficios. Además, pese al incremento de la competencia, sigue dominando el mercado y prueba de ello son los resultados comerciales del Model Y y el Model 3 en Europa, siendo los modelos más vendidos algunos meses.

$!Elon Musk jugando con un dron.

Sin embargo, BYD le ha levantado el trono eléctrico en China, convirtiéndose en la marca más vendida en el mercado más grande para eléctricos en el mundo. La firma asiática ha demostrado que no solo puede producir tantos eléctricos como Tesla, sino que además tiene demanda, una demanda que le está quitando a la firma de Elon Musk en una tendencia que podría repetirse en otros mercados y con otras marcas en el futuro.

Objetivo de Tesla y Elon Musk

Elon Musk quiere que Tesla se mantenga instalada en la senda del crecimiento perenne, y más después de no satisfacer las expectativas de los inversores en cuanto a entregas y producción en 2022. De ahí que la reducción de precios sea su medida estrella, buscando activar de nuevo la demanda metiendo a sus coches en el rango de las ayudas de muchos países, tanto europeos como en Estados Unidos.

$!Tesla, por qué bajar sus precios puede ser peligroso

“¿Queremos crecer en volumen, ajustando precios a la baja? ¿O queremos crecer a un ritmo más bajo o constante?”, preguntó Elon Musk en una presentación de resultados. “Mi preferencia sería crecer lo más rápido posible sin poner en riesgo a la empresa”. Musk se refería sobre todo en este contexto de recesión o ralentización económica, en el que anticipa que los beneficios serán “bajos o negativos”. “Creo que es el mejor movimiento a largo plazo”, acabó.

Problemas de producción

Una vez establecido el rumbo, no han tardado de llegar los problemas. Durante todo el año pasado, Tesla tuvo ciertos problemas para incrementar la producción a su ritmo deseado en Shanghái, por el Covid-19, y en Berlín, donde lucha con los ecologistas para ampliar la planta y sufre para encontrar más trabajadores. Tras la reducción del precio de sus vehículos, incluido el Model Y que se produce en Alemania, desde la marca ya han tenido que ampliar plazos de entrega porque sí, la demanda ha subido, pero la producción, no.

Actualmente, desde la factoría argumentan que contratan entre 200 y 300 empleados cada semana y ya han alcanzado las 9.000 personas. No obstante, desde el sindicato IG Metall se quejan de sus turnos, más largos que en la competencia, y de unas condiciones desfavorables en comparación con otras marcas, hechos que dificultan la tarea de encontrar trabajadores para incrementar la producción, que avanza a un ritmo de 3.000 coches a la semana, hito al que se llegó con dos meses de retraso. Desde Tesla admiten que deben incrementar todavía un poco más el ritmo productivo para cubrir la demanda de sus vehículos.

Con todo, Tesla se enfrenta posiblemente a su año más complicado desde 2018, y eso es decir mucho tras el descalabro en bolsa de 2022. Está por ver cómo reaccionarán los inversores si de verdad sube la demanda pero la marca deja de generar beneficios o si la competencia incrementa su cuota de mercado, mermando la de Tesla.