En moto eléctrica por Euskadi

Realizamos una parte de la e-Basque Route, la primera ruta nacional diseñada especialmente para vehículos eléctricos, al manillar de una moto Zero

Viajar en moto eléctrica sí se puede. Con esta conclusión es como acabó una escapada de tres días al manillar de sendas motos eléctricas Zero tras recorrer tres etapas de e-Basque Route, la primera ruta a nivel nacional pensada para vehículos eléctricos con un recorrido recomendado, visitas de interés, puntos de carga y hoteles con puntos de carga.

La citada ruta está compuesta por ocho etapas que se pueden ir hilvanando o realizar de forma independientes de una media de unos 100 kilómetros cada una. En nuestro caso, este viaje de descubrimiento estaba formado por las tres primeras: de Bilbao a Lekeitio, de Lekeitio a Zarautz y de Zarautz a San Sebastián. Y las protagonistas fueron las Zero SR, SR/F y SR/S, unos modelos que ofrecen una autonomía media por carretera de entre 160 y 190 kilómetros, y de 259 kilómetros en ciudad, dependiendo del tipo de conducción.

$!e-Basque Route 2022

Para viajar con una moto eléctrica solo se necesita un poco más de planificación que con una moto con motor de explosión. Porque se debe tener en cuenta la autonomía, la distancia entre los puntos de recarga y el tiempo que invertiremos en la misma. Además, ya existen una serie de aplicaciones donde indican la ubicación de los puntos de carga, sus características e incluso algunos se pueden reservar. A partir de aquí solo queda disfrutar de la experiencia de circular sin ruido, sin tener que cambiar de marcha, solo dejarse llevar por la belleza del paisaje.

La facilidad de conducción de una Zero es otro de sus grandes argumentos, además de su escaso mantenimiento. Si nos referimos al tiempo de recarga, estos modelos son capaces de alcanzar el 100% de la batería en una hora. Pero normalmente nunca llegaremos a recargar con la batería tan baja de manera que en menos de una hora volveremos a disfrutar de toda su autonomía. En este sentido se suele aprovechar una parada para tomar un café y estirar las piernas o una visita turística para cargar.

$!Las motos Zero son capaces de alcanzar el 100% de la batería en una hora

Volviendo a la e-Basque Route, la experiencia arrancó en Bilbao, en el concesionario de la marca estadounidense. La ruta iba a llevar a los participantes a Getxo pasando por el Puente de Bizkaia para después seguir por la costa y parar en San Juan de Gastelugatxe y admirar su escalinata después que la popularizara la serie televisiva ‘Juego de Tronos’. El camino sigue pasando por pueblos como Mundaka, parada obligada para respirar su ambiente surfero. La Casa de Juntas de Guernika también destaca como un punto de interés mientras que las carreteras de Urdaibai, reserva de la Biosfera, permiten disfrutar al manillar de estas prestacionales motos hasta llegar por la tarde al Hotel Silken de Lekeitio, donde se van a recargar las motos en sus puntos de carga durante la noche.

Con la vista de la Isla de Garraitz, en la playa de Lekeitio, como telón de fondo, la escapada sigue por localidades como Motriku y Azpeitia, donde se puede visitar el Santuario de San Ignacio de Loiola. El Flysch de Zumaia, una formación geológica que permite estudiar la formación del planeta, es una parada obligada antes de ir al hotel. Porque en lugar de acabar en Zarautz como indica el mapa de ruta nos quedamos en Zumaia, en Jesuskoa, una casa rural construida el siglo XVII y que dispone de ¡seis puntos de carga rápida!.

$!e-Basque Route 2022
$!e-Basque Route 2022
$!e-Basque Route 2022
$!e-Basque Route 2022
$!e-Basque Route 2022
$!e-Basque Route 2022
$!e-Basque Route 2022

El tercer día tiene como punto final Hondarribia no sin antes pasar por Zarautz, Guetaria, subir al Monte Jaizkibel, que acoge la prueba ‘Punks Peak’ del evento ‘Wheels & Waves’ y nos permite disfrutar del buen dinamismo de las Zero. Una visita a Hiruzta Bodega con una cata de txakolí y disfrutar de un menú gastronómico en el Asador Sutan es el mejor punto y final de esta e-Basque Route al manillar de una Zero. Porque viajar en moto eléctrica sí se puede.